¡Consultá Ahora!
  16 de Octubre de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Mayo de 2003
Diego Ripoll
Persevera y triunfarás
Con una consolidada carrera en radio, le llegó el turno del éxito en televisión acompañando a Matías Martín en “Ardetroya”. Un laburante que goza de su mejor momento.
 

¿Cómo vivís este presente?

La verdad es que no sé si decir que es mi mejor momento, porque espero seguir progresando. Pero estoy contentísimo porque estoy laburando mucho. Termino el día exhausto de tanto trabajo, pero feliz porque estoy haciendo lo que me gusta. Por ese lado, puedo decir que muy bien. Creo que en cuanto a la televisión estoy descubriendo un montón de cosas, experimentando y gratificándome, porque la respuesta de la gente es siempre muy positiva. En ese sentido estoy muy feliz. Es como que no termino de caer nunca, realmente es un momento increíble.






¿La idea original era que tu papel en "Ardetroya" tenga tanto peso o se fue dando con el paso del tiempo?

Yo iba a ser como una especie de locutor en off, omnipresente. La idea era que esté todo el tiempo acotando cosas con Matías (Martín). Y en realidad ahora sigue pasando eso, es como que se conservó. Pero antes de salir al aire, el proyecto del programa tuvo un montón de cambios, entre ellos el nombre, la gente que iba a estar al aire. Y decidieron hacer un enroque y probar con este formato. La cuestión es que gustó cómo funcionó y bueno, acá estamos.


Ese rol te obliga a estar concentrado todo el tiempo...

Sí, la verdad es que el programa, a partir de su puesta en el aire, en estos cinco meses fue cambiando mucho. Igualmente la tensión a mi me llena de stress. Una hora de televisión me cansa como si fueran seis de radio. Tengo que estar todo el tiempo atento para ver qué bocadillo meto, dónde lo meto, cuándo... Y encima que quede bien.


¿En la radio tenés mayor libertad?

Y bueno, lo que pasa es que yo llevo quince años de radio. Empecé de muy pendejo y la verdad es que siempre tuve muchas libertades para trabajar. Después, con el correr del tiempo me tuve que ir adecuando a cada radio en la que laburaba, tal vez con diferentes códigos de comunicación, diferentes tonos. Por ejemplo, cuando tenía 24 años estaba haciendo radio en AM y era rarísimo, porque tenía que dar al aire un poco más de edad de la que tenía. Y así fui jugando, que me parece que es la clave de lo que yo hago siempre con mis laburos. Yo, si me puedo divertir, si puedo jugar, logro sacar lo mejor de mi. Y así la paso bien, porque disfruto de mi trabajo, y eso hace que siga poniéndole las mismas ganas todos los días y renovando eso.


¿Te costó el paso de la radio a la televisión?

Yo fui teleadicto toda mi vida. Me encantaba la televisión, y de hecho me sigue encantando, me fascina como medio. Me parece muy rico y pienso que a veces no se aprovecha todo su potencial porque se buscan otras cosas. La cuestión es que yo dí ese paso pero sin abandonar el tema de la radio. Fui muy cuidadoso en lo que hice antes de "Ardetroya", que tenía más que ver con cuestiones de locución o en programas que no me gustaban tanto.


Pero ahora lograste una masividad que antes no tenías...

Sí, es cierto. Pero nunca busqué esa masividad. Sé que es algo que implica estar en un programa exitoso. Tal vez, cuando tus objetivos son otros y no estás buscando ser famoso... Yo no me anoté en un reality show. La verdad es que esperé para ver cuándo era el mejor momento para dar ese paso. Y ahora, con Matías, gracias también a lo que me pasó en la radio con "Basta de todo" cuando reemplacé a Juan Pablo Varsky durante el Mundial y obtuve mucha repercusión, buscamos repetir eso en la televisión. Y por suerte funcionó muy bien. Realmente entre nosotros tenemos muy buena onda, y esta era la oportunidad de demostrarlo en la pantalla. Por lo menos era lo que más se aproximaba a lo que yo quería.


Trabajaste con gente muy importante en el medio. ¿Es una ventaja eso o una presión?

Yo lo tomo como todo eso junto. Es un orgullo, antes que nada, y tal vez sí una presión. Pero acá volvemos al tema del juego. Cuando yo lo puedo descargar y canalizar todo eso en algo positivo, cuando estoy laburando con alguien y tengo que rendirle y logro ponerme a su altura, puedo empezar a divertirme y toda esa tensión o presión desaparece. Cuando Lalo (Mir) me llamó el año pasado para hacer una suplencia o cuando fuimos a la Rock & Pop con Fernando Peña que éramos como sus ahijados. Entonces no lo podía creer. Imaginate que yo crecí escuchando a Lalo en "Radio Bangkok". Con Bobby (Flores) lo mismo, ahora me lo cruzo porque él tiene un programa en Del Plata al mismo tiempo que el mío en la Metro. Y ellos me tratan como un igual. Pero sinceramente no me la creo. Con Peña me pasó lo mismo. Es un genio absoluto. Antes yo me divertía escuchándolo. Imaginate que con él hice radio, hice teatro. Y lo mismo me pasa con Matías. Yo creo que pasa por disfrutar y divertirse. Lo demás viene sólo.


¿Cómo te imaginás lo que viene en tu carrera?

Espero seguir creciendo. La verdad es que no tengo un punto en el que quiero terminar. Prefiero imaginarme creciendo. Con Peña estamos planeando hacer en teatro un musical, y eso es un desafío muy grande. Yo estudié locución, y siempre me gustó eso de la actuación, pero estar en un escenario con el público ahí, delante tuyo, es muy fuerte. Y con la radio y con "Ardetroya" espero seguir por mucho tiempo más. Además, me gustaría continuar con la publicidad, que es algo que me divierte.


¿Te manejás con Internet?

Sí, hace rato que lo descubrí. Es algo que me parece muy interesante, un medio con una potencialidad increíble.


¿Qué es lo que te impulsa más, el trabajo o el placer?

Creo que ambos. Me acuerdo cuando hace unos años tenía un módem bastante antiguo y tardaba mil años en bajar una foto. Con el tiempo fui metiéndole cosas a la máquina, haciéndola más rápida, con más memoria. Y llegó un momento en que tuve que dársela a un amigo porque no me podía despegar del monitor. Necesitaba tener mi vida afuera... Y en cuanto al laburo, es muy importante, porque te permite un ida y vuelta constante con los oyentes. Vos podés decir algo y vas a tener la respuesta de la audiencia al instante. En el programa que tengo en Metro, contamos con un chat para que la gente opine y se meta un poco más en el programa. Y así nosotros también vamos viendo las repercusiones de lo que decimos. Es como tener un Ibope instantáneo.

Javier Lafuente


Bodegas Vinecol
Hotel Horizonte

 
Backstage
Al verlo da la sensación de que todo lo que tiene de amable también lo tiene de profesional. Se lo nota confiado y seguro, pero no puede ocultar su fascinación por lo que hace. Hay que ver su carita cuando habla de sus programas y de sus compañeros.
Ficha Personal
Estudió locución y tiene una larga y consolidada carrera en radio, donde trabajó con importantes figuras. Con Fernando Peña, además, hizo teatro. Actualmente acompaña a Matías Martín en “Ardetroya”, conduce “Mondo Bit” y “Smowing” en FM La Metro y pone su voz para diversos comerciales.
 
<< Todos los famosos >>
 
 

 

Arriba

Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones