¡Consultá Ahora!
  23 de Junio de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Agosto de 2002
Luis Rubio
Arrasa con Todo
Brilla en la radio, fue furor con su espectáculo de teatro, escribe para cine y además es el padre del personaje televisivo del año: Eber Ludueña. Perfil de un tipo que mientras más méritos acumula para agrandarse, más humilde se muestra.
 

¿Cómo empezaste a laburar en los medios?
Vine a Buenos Aires en 1987 a estudiar teatro con Norman Briski y ahí conocí a alguna gente del medio. Ya había hecho bastante interpretación y casi recibido de actor me volví a Rosario, donde empecé a hacer un programa en cable con la troupe rosarina de Tinelli. El ciclo se llamaba "Propuesta joven" y nos fue realmente muy bien. En eso estuve un año y medio, y en ese tiempo fuimos ascendiendo mucho y logramos pasar a un canal abierto. Hasta que en 1993 llegué a Radio Mitre, donde todavía estoy.


¿Siempre tuviste ese costado cómico?
Cuando estudiaba teatro en Rosario en unos talleres vocacionales no hacía específicamente comicidad, pero el día que tuve que hacer una muestra, la obra que elegimos fue una comedia de Woody Allen. La segunda, otra del mismo autor. Eso ya me marcaba una cierta tendencia hacia el humor. Y después ya empecé a laburar como actor, a escribir, a tirar ideas para el programa. Y todo pasaba por lo cómico.

¿Es difícil adaptarte al trabajo simultáneo en tantos lados?
Hay que saber sacarle lo mejor a cada uno. Todos tienen un costado diferente. En el caso de la radio importa mucho lo que se dice, qué palabras elegir para expresar eso. Lo fuerte pasa por redactar y ver qué cosas se dicen. En el teatro es distinto, porque tiene que ver con poder reciclar toda la energía que sale desde el público en ese momento, enchufarse en determinado instante. Hay un ida y vuelta constante que te exige estar muy atento. Y la televisión me gusta mucho en función de todas las posibilidades que te brinda para manejar los recursos, de cambiar fondos, de flotar en el aire, de vestirte de una manera, de editar una situación. Creo que en un minuto podés contar un año. En ese sentido las posibilidades de la televisión son bárbaras. Y además hice algo en cine, colaborando con el guión de la película "Samy y yo" en la que actuaron Ricardo Darín y Angie Cepeda.

¿Vas a incrementar tu trabajo como guionista de cine?
La verdad es que me gusta mucho escribir, pero no cuento con mucho tiempo porque tengo que redactar todo lo que yo hago. Y más en esta etapa con la radio, el personaje de Eber Ludueña en "Mar de fondo", y además estamos escribiendo con Rottemberg una segunda parte para hacer en el teatro. Entonces es como que no me queda mucho tiempo libre para ponerme en eso.

¿Cómo surgió la dupla con David Rottemberg?
Estamos juntos desde hace siete años. El había dejado un cassette en la radio y un día lo escuché. Como él era músico le pedimos que haga los playbacks que pasábamos en el programa. Todo eso fue gustando y al poco tiempo ya estábamos escribiendo juntos. Después empezamos a presentar trabajos y armamos esta especie de dupla.

¿Los ayuda estar juntos desde hace tanto tiempo?
Sí, totalmente. Entre nosotros no hay secretos, nos conocemos mucho. Y eso facilita que laburemos muy rápido. Sabemos qué cosas le gustan a cada uno, para qué tenemos más facilidades, y a partir de eso podemos distribuirnos las funciones y hacer todo más dinámico.

¿Es muy complicado hacer humor con esta situación del país?
Yo creo que hay un contexto con mucha angustia, mucha incertidumbre que no ayuda mucho. Sobre todo en cuanto al humor de actualidad. Tal vez la gente está un poco saturada de todo esto, entonces hay que tener cuidado con lo que uno dice, ser responsable. Creo que el público está muy susceptible y uno debe manejarse con precaución. Si uno suma la gente que tiene plata en el corralito, o que está sin laburo o se le fue el hijo a vivir a España reúne como el ochenta por ciento de la población. Entonces hay que ser muy delicado. Tal vez lo que yo hago en "Mar de fondo" que es más absurdo, sin ese toque de actualidad que vuelco en la radio, sea más favorable para que la gente se despeje un poco.

¿Humorista se nace o se hace? 
A mí me parece que se pueden aprender cosas. Yo laburando incorporé un montón de aspectos que antes no tenía. Creo que ahora tengo mucho más oficio que cuando empecé doce años atrás. Pero también creo que es fundamental tener una cierta vocación, una inclinación para esto, para generar risa. Es como llamar la atención de alguna manera. Es como una marca que tenés. 

¿Te imaginabas todo este éxito?
Es lo que busqué siempre. Por suerte creo que nunca me fue fácil y nadie me regaló nada. Siempre tuve que hacer mucho esfuerzo. Tal vez tuve la suerte de que en los tres o cuatro proyectos clave en los que participé tuvieron mucha pegada. Me pasó en Rosario, luego en la radio, también en el teatro y ahora me pasa en la televisión. Eso es bueno, y te ayuda. Es como un equipo de fútbol: entrenás y los resultados se te empiezan a dar. Yo conozco gente muy talentosa que no ha tenido una oportunidad, alguien que los mantenga al aire. A veces tenés que aprender y darte un par de veces la cabeza contra la pared. Y después contar con la suerte de ganar los partidos que tenés que ganar.

¿Te quedan proyectos por realizar?
Sí, todavía tengo un largo camino por delante. No me doy por satisfecho. Me parece que estoy lejos de llegar a lo que uno busca. 

¿Cómo nació el personaje de Eber Ludueña?
Surgió como un micro en "Código F" en el año 2000. La gente del programa quería meter una sección en medio de ese debate de fútbol que hacían los muchachos y me llamaron.

¿Ellos te lo propusieron o se te ocurrió a vos?
Charlamos un día en producción sobre el título y ver qué onda tenía el personaje. A mi siempre me gustaron mucho los programas partidarios que pasan por el cable. Alguien sugirió hacer algo para los veteranos. La idea entonces era realizar algo similar a lo que hacía María América González con el "Rinconcito de los jubilados" y pasarlo al "Rinconcito de los veteranos". Después vino la parte de composición actoral, donde tuve que buscarle algunos costados, características al personaje. Le sumé unos dientes, una peluca que lo haga muy de los 70, de los 80.

Lo pensaron para los veteranos y ahora es furor entre los jóvenes...
Es verdad. El otro día me comentaban algo a lo que yo no había prestado mucha atención, y que tiene que ver con que el día del lanzamiento del merchandising de Eber la gran mayoría del público que fue eran jóvenes. Sucede que los tipos de treinta y pico se ríen con los nombres que yo tiro, porque eran de su época. Es como una referencia a su infancia. Pero los pibes de veinte años no tienen idea de quiénes son todos esos. Y sin embargo igual les causa gracia. Es una mezcla rara este personaje de Eber...

¿Va a ir aumentando su protagonismo?
No lo sé muy bien. Ahora hay como una especie de necesidad de ir probando cosas porque a la gente le gusta y funciona bien. Del lado de la producción deben pensar que si algo marcha hay que seguir explotándolo. Del lado de uno me parece que está bueno. Antes iba una vez por semana al programa y ahora voy dos, porque tampoco quiero gastar al personaje, saturarlo. Creo que hay que ser cuidadoso.

¿Te manejás con Internet?
Uso el correo todo el tiempo. Laburo mucho con mails, mandando guiones, revisando, reenviando. Además busco información por Internet, sobre todo cuando necesito un nombre de algún político, un par de datos o algo por el estilo.

¿Alivió mucho tu trabajo?
Puede ser. Tal vez lo hace más rápido en algunos aspectos. Pero sí, creo que es muy positivo para lo que yo hago.

Ahora lanzaste los productos de Eber...
Ahora estoy mucho más metido con eso, con la venta de productos del merchandising de Eber (www.promomercado.com). A partir de esto es como que voy conociendo más. Además ahora estoy armando una página para Eber, como para que el merchandising sirva de eje para conocer más al personaje, su historia, poner videos, hacer clases de fútbol, meter un chat, foros de discusión, encuestas. En estos momentos la estamos diseñando para poder sacarla pronto. 

¿Lo harías con la misma gente o es una iniciativa independiente?
Estoy sumando otra gente, porque ellos se mueven en otro terreno, que es el comercial. La idea es incorporar personas que estén en este rubro y que me sirvan de apoyo.

¿La página sería como un espacio para volcar todas esas ideas que se te van ocurriendo?
Quiero hacer algo dinámico, piola. Me parece que el público que sigue a Eber por la tele es internauta, por la edad. Fijate que el día que abrimos el registro para el club de fans de Eber se anotaron 2.500 personas, la mayoría jóvenes. Entonces resulta interesante explorar un poco por ahí.

Javier Lafuente


Bodegas Vinecol
Hotel Horizonte

 
Backstage
Al despedirlo, cuesta contener las ganas de darle un abrazo. Es que Luis es pura amabilidad, y sorprende a cada momento por su humildad. En su papel de Eber Ludueña, tienta a todo persona que esté a su alrededor. Se nota que así disfruta realmente. Hace reir y de ese modo ríe él también. En dos palabras: un fenómeno.
Ficha Personal
Hizo televisión en un cable local, en Rosario. Desde 1993 tiene una columna de humor en “Hoy por hoy” en Radio Mitre. Junto a David Rottemberg presentó en el teatro La Plaza el espectáculo “Argentina: un lustro sin mucho brillo”, con gran éxito de público. Colaboró con el guión de la película “Samy y yo”, y actualmente participa en “Siempre listos” e interpreta al personaje Eber Ludueña en “Mar de Fondo”, por TyC Sports.
 
<< Todos los famosos >>
 
 

 

Arriba

Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones