¡Consultá Ahora!
  16 de Octubre de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Octubre de 2014
Juan Pablo Casas
“Hace diez o quince años que los Albergues Transitorios son una especie de avanzada en el reconocimiento de las costumbres sexuales.”
En su libro “Telos, un mapa de la sexualidad porteña”, Juan Pablo Casas recorre la historia de los Albergues Transitorios, desde su aparición como “amuebladas” o “posadas” en las primeras décadas del Siglo XX, su reconocimiento y reglamentación en los ´60 y llega hasta hoy, donde los Telos forman parte de nuestra cotidianeidad y ofrecen distintos servicios para todo tipo de público. En ese camino marcado por las costumbres sexuales de cada época, se puede ver cómo funcionan los mecanismos que legitimizan públicamente las prácticas privadas y su aceptación por parte de la sociedad.
 

  • ¿Qué te llevó a hacer una investigación sobre los albergues transitorios?
  • Tenía que presentar una tesis para mi  Licenciatura en Historia y elegí  ese tema porque me daba la chance de estudiar una institución cuyas fuentes estaban muy cercanas. Me interesaba la historia cultural, los fenómenos y también la inquietud de saber la historia de los albergues transitorios. Tengo 39 años y para mí el telo es algo que está hipernaturalizado, pero en algún momento no existió. Es decir, de qué manera se llegó a eso que hoy está tan institucionalizado. Cualquier pareja va al telo. En algún momento esa idea venció. Por otro lado, el albergue transitorio también te muestra cómo fueron las relaciones de los porteños y la sexualidad en los últimos ochenta años.
  • ¿Cómo surge la idea de hacer el libro?
  • Cuando presenté la tesis y fue aprobada, la reescribí para que tuviera formato de libro. Surge de eso mismo, un poco por curiosidad, un poco de obligación académica y un poco de investigación histórica: yo soy licenciado en historia y periodista y ahí se cruzaban varios intereses. La historia cultural, la historia de la vida cotidiana, son temas donde me siento cómodo investigando.
  • .

  • ¿Cómo llevaste adelante la investigación?
  • En principio hablé con unos cinco gerentes de hoteles tradicionales y me contaron la historia de esos establecimientos, que son importantes por su historia y por haber marcado un quiebre en distintos momentos de la industria. Después me metí en los archivos del Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires y están las actas donde figuran los debates, por ejemplo del año 60, que es cuando se reglamenta la actividad, que hasta ese momento se llamaban “amuebladas” o “posadas”. Ahí se empiezan a llamar “hoteles alojamiento” y de ahí surge la palabra “telo”. Entonces se puede ver la discusión en aquellos años acerca de la moral, las buenas costumbres, la sexualidad, el rol que cumplían hasta ese momento las “amuebladas”. Es un debate muy interesante, es uno de los capítulos del libro. Visto hoy a 60 años, es muy interesante ver cómo se debatía algo que ya estaba muy institucionalizado entre los porteños, pero que a la vez obligaba a un debate sobre cuestiones morales y sexuales. Justo mientras escribía este capítulo, en el Congreso se discutía el matrimonio entre personas del mismo sexo y fue muy interesante ver que las posturas, sobre todo de los sectores conservadores, eran las mismas que hace 60 años. Volviendo a la investigación, después busqué notas en revistas de la época, como “Panorama” o “Primera Plana”, que en los 60 fueron los primeros en sacar notas sobre los albergues transitorios y a dar cuenta de este fenómeno. Fui rastreando en diarios y revistas hasta llegar a los 90.
  • En el libro se recorre la historia del albergue transitorio y cómo se va adaptando a las necesidades sexuales de los usuarios, ¿Cómo pensás que evolucionaron a partir de la obligación de aceptar parejas del mismo sexo?
  • Los telos en los últimos diez o quince años, son una especie de avanzada de una sociedad que viene incluyendo derechos a minorías que hasta los años ochenta no los tenían. El hecho que a partir del 97 se permitiera el ingreso de parejas del mismo sexo a los albergues transitorios es uno de los avances que permitieron llegar al matrimonio igualitario. Los telos hoy están discutiendo puertas adentro el hacer una nueva reglamentación que permita el ingreso de más de dos personas a la misma habitación. Que hoy por hoy no se permite cuando estás habilitado como albergue transitorio, estás limitado sólo a parejas. Esto se está planteando a partir de las nuevas prácticas sexuales como swingers, tríos, etc. Es una búsqueda del telo de adaptarse a las nuevas costumbres sexuales para ganar mercado, es lógico. Si vos tenés 80 años de industria, está claro que no podés vivir con un solo tipo de público. El hotel hoy convive con la trampa, los novios, los matrimonios que quieren salir de la rutina o buscar cosas nuevas. Hoy hay una oferta tan diversa, que hace 30 años no había.
  • ¿Cómo tratan de captar o satisfacer las necesidades de esos públicos?
  • Creo que hay tres o cuatro estructuras básicas en los albergues transitorios. Están los que tienen muchas habitaciones chicas y sin mucha diferencia de categoría, con turnos cortos, para la gente que está de paso, en algo ocasional. En el otro extremo hay telos que te ofrecen turnos largos para que te quedes toda la tarde y puedas usar los servicios de primer nivel que ofrecen, que son casi un spa. Los ABC1 ofrecen una hotelería cinco estrellas, cocina a la carta, son como un hotel de lujo. Podés estar 8 horas y no terminás de consumir todos los servicios que tiene. Después están los más tradicionales, más urbanos, que dan un servicio intermedio entre estas dos puntas.
  • ¿En tu recorrido viste algún tipo de habitación que te sorprendiera?
  • No recorrí muchas habitaciones, me interesaba recrear aquél ambiente de los 60 y eso hoy ya no existe, los telos se van renovando todo el tiempo, es una de las claves del negocio. El albergue transitorio que se duerme es cartera. A mí lo que me interesaba era recrear esas viejas prácticas de décadas anteriores. Quizá lo que me sorprendió fue comparar los telos de acá con los de afuera. 
  • ¿Qué diferencias encontraste?
  • En Latinoamérica el modelo es muy parecido al nuestro. Brasil, Uruguay, Chile, Argentina, en sus grandes ciudades, tienen un modelo muy parecido. En México hay un modelo más parecido al motel de paso norteamericano, donde vas con tu auto en las afueras de la ciudad. En Perú, Colombia, Bolivia o Ecuador, no hay una industria muy desarrollada. Lo más loco, quizás, fue ver que en Tokio hay una industria gigante, de 150 años, que por otro lado es lógico: mucha gente viviendo en muy poco espacio hace que el derecho a la intimidad sea muy valorado. Eso hizo que la industria se desarrollara muy pronto y hoy en Tokio tenés barrios enteros de telos. Lugares hiper-kistch. Hay uno que está ambientado como un castillo medieval, otro que es todo Hello Kitty rosa. Hay un sistema en los hoteles donde vos elegís tu habitación y pagás en una máquina expendedora que te da una tarjeta para abrir la habitación. Vas a través de pasillos iluminados que te van guiando, te quedás el tiempo que solicitaste y salís.
  • Todo automatizado, sin ver seres humanos.
  • No ves a nadie, nada más al personal de limpieza y de seguridad. Y están abiertos las 24 horas, como acá. En París, por ejemplo el horario es de 9.00 a 2.00 am. No podés pernoctar, no tienen la cultura del telo como acá.
  • ¿Está más asociado con la trampa?
  •  En Tokio es igual que acá, están super aceptados, se llaman “Hoteles del Amor”. En Europa está pensado más como trampa. Por ejemplo, cerca del Pompidou hay uno con habitaciones temáticas súper recargadas. Pero en la cabeza de la gente todavía son lugares de trampa. Lo mismo en Madrid o Barcelona, en esas ciudades son mitad y mitad, como acá antes de 1973. Hasta ese momento, estaban obligados a aceptar gente que se quisiera quedar uno o más días. Así funcionan en España, como acá hace más de 30 años. Por otro lado, en Londres y otras ciudades de Europa, los hoteles tradicionales están empezando a rentar cuartos por hora, pero en los “horarios de oficina”, digamos. En Latinoamérica la aceptación es como en nuestro país. Son famosos los de Río y San Pablo, que estrellas como Ronaldo o Romario los cierran un fin de semana para hacer fiestas. Cada ciudad, con sus escalas, tiene una industria. Que por otro lado no deja de ser interesante, porque hay como un sentimiento de que los telos son un invento argentino. Quizá lo más sorprendente de la investigación fue ver que en del otro lado del mundo, en una sociedad tan distinta, había una industria muy similar a la nuestra.
  •  
    Backstage
    Ficha Personal
    Juan Pablo Casas, nació en Buenos Aires en 1975. Es periodista (DeporTEA) y Licenciado en Historia (Universidad Torcuato Di Tella). Entre 1997 y 2009, trabajó en las redacciones de Olé, Clarín y Noticias. Actualmente se dedica a la comunicación política en la administración pública y dicta clases de técnicas de redacción periodística en la Escuela de Periodismo ETER. Telos. Un mapa de la sexualidad porteña es su primer libro.
     
    << Todos los famosos >>
     
     

     

    Arriba

    Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones