¡Consultá Ahora!
  18 de Junio de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Agosto de 2012
Emilia Claudeville
Modelo de panelista
Emilia supera cualquier definición sobre belleza. Comenzó a modelar desde muy chica y en seguida fue reconocida en distintas partes del mundo. Su simpatía y gracia la llevaron frente a cámara. Hoy da su punto de vista en Duro de Domar, sin mostrar ese cuerpo envidiable que la hizo transitar las pasarelas más exigentes. Sobra decir que esta chica de sólo 23 años tiene un futro enorme. Aquí, una chica que usó su belleza para poder mostrar su interior.
 


-Cómo llegaste al panel de Duro de Domar?

-Una cosa fue llevando a la otra, pero siempre buscando este camino. Es algo que me interesó y fui descubriendo con el tiempo, porque yo empecé modelando desde muy chica, a los 16 años.

-Cómo te llevás con el modelaje?

-Es un trabajo que disfruto, que me abrió muchas puertas y que me permitió independizarme económicamente. Con este trabajo pude tener mi departamento, pagarme mis estudios de teatro y de danza. Me permitió sustentar el estilo de vida que quería llevar, sin muchos lujos, pero valiéndome por mi misma para lo que tenía ganas de hacer.

-Cómo arrancaste con la conducción?


-Me llegó una propuesta para conducir un ciclo por Fashion TV en 2010. Era para hacer unos especiales de música. Como soy una “enfermita” de la música, me encantó la propuesta y sentí que era el trabajo ideal para mí. Fui, peleé por ese lugar y lo conseguí. Grabamos ocho especiales alrededor del mundo. Eran documentales cortos de 45 minutos. Por ejemplo: un especial de Bob Marley en Jamaica, un especial de U2 en Dublin.

-Qué lugar te impactó mas?


-Ya conocía un par de lugares donde fui, como Londres que es una de mis ciudades favoritas y había miles de cosas para grabar. Pero si me tengo que quedar con uno fue el que hicimos en Liverpool de Los Beatles. Primero porque soy fanática y pude conocer toda la historia de primera mano, había una energía, un clima muy especial.

-A qué edad decidiste venir a Capital?


-A los 16, cuando empecé como modelo. Al principio iba y venía de San Juan, estaba en 4to. año del secundario y ya en 5to. me di cuenta que necesitaba estar más tiempo acá para ir a castings o hacer pruebas si quedaba en esos castings y sentía que estaba haciendo todo a medias, el colegio y mi profesión. Hablé con mis viejos y les dije que quería hacer esta carrera y venirme a Capital..



-Cómo lo tomaron?

-Bien, muy bien. Por suerte tengo unos viejos de primera y ellos saben que siempre fui muy responsable con todo lo que tenía que hacer, entonces me apoyaron a full. Me pidieron que termine el colegio aunque fuera a distancia y que después siguiera adelante con la profesión. Mi hermana mayor ya vivía acá, me vine con ella y rendí 5to. año libre.

-No te pidieron el clásico “modelá pero hacé una carrera seria”

-No, porque me puse muy en serio con el modelaje: los viajes, el cuidado del cuerpo, mis clases de danza que me sirven un montón. Traté de complementar la “no carrera”, con cosas que a mi me interesaban como teatro, locución, inglés, que sabía que más adelante me iban a servir mucho en esto.

-Cuando te salió lo de Duro de Domar estabas por entrar a Bailando por un Sueño. La lógica hubiera sido elegir el Bailando, ¿por qué elegiste Duro de Domar?

-
Ya me habían propuesto participar del programa otras veces, pero como reemplazo.

-Cómo llegaron a vos?

-Yo estoy en la agencia Multitalent y hay muchas chicas de ahí que van al Bailando. Nunca había tenido una propuesta formal, pero siempre me decían que me tenían en cuenta para reemplazos. Este año la posibilidad estaba más fuerte que nunca. No me decidía porque me planteaba un dilema muy grande: por un lado soy bailarina, estudio danzas desde muy chica y era una gran oportunidad, que me permitía además estar en la TV, que era algo que yo quería hacer. Estaba segura que lo iba a disfrutar muchísimo, entrenar todos los días danza, algo que me encanta, la  calidad de los cuadros, todo.

-Peeeero…

-Pero lo que me frenaba es algo que quizá a muchos les interesa un montón, que es la popularidad. Me daba como miedo.

-Sin embargo el modelaje es una profesión que te da popularidad.

-Hay una diferencia muy grande entre ser reconocida y ser popular. A mi me interesa ser reconocida por lo que hago. Quiero ser la mejor en lo que hago, como modelo, bailarina o ahora como panelista. Y entrar en todo el bardo del Bailando me parecía un poco fuerte. No es una crítica hacia nadie: me parece bárbaro que haya chicas que lo elijan y lo puedan manejar, pero a mí, con mi forma de ser, me incomoda manejarme de esa manera, al menos en este momento de mi vida.

-Te daba miedo entrar en las polémicas que se arman en el programa, quizá que te ataquen siendo vos tan chica?

-Hay cosas que hacen a la dinámica de ese programa que se manejan con valores distintos a los míos y eso me choca un poco. El rol de la mujer está muy al borde en ese programa y sinceramente eso es algo por lo que intento pelear. Suena  contradictorio siendo una modelo, pero me importa y mucho. Yo a mi laburo como modelo le saco todo el provecho que puedo, pero lo tomo como una forma de llegar a otros lugares. Me decían que fuera e hiciera la mía, que podía evitar las polémicas. Pero a mi tampoco me interesaba eso porque se que es una parte importante. Si voy a entrar, entro con todo y ese tipo de exposición es algo que por ahí en ese momento no me terminaba de convencer.

-Cómo te sentís en este rol de panelista?

-Muy cómoda, creo que es uno de los mejores laburos que podría pedir. Fue todo muy rápido, me convocaron de un día para el otro, tuve una entrevista con Diego Gvirtz y quedé. Es un programa que me gusta hace mucho, que lo miraba sin imaginarme que iba a formar parte. Y es algo totalmente nuevo para mí. El programa de Fashion TV, o las participaciones en Resto del Mundo con Iván de Pineda eran cosas más relacionadas con lo que venía haciendo, pero esto es algo muy diferente. Es decir, casi no se me ve, yo estoy sentada hablando. Siempre fui consciente             que iba a entrar a aprender. Eso es un plus también, lo que me da como formación profesional. Cuando me lo ofrecieron me dije que era algo que realmente yo quería hacer, entonces no hubo mucho que pensar.

- Te costó adaptarte al ritmo de los debates? Me acuerdo que al principio por ahí tenías un cruce de opiniones y te quedabas medio enojada.


-Es un grupo que viene laburando junto hace un par de años y cuando entrás, sos realmente “la nueva”. Sos la que no conoce los códigos internos, los tiempos de cada uno… No es que entrás y te dicen “andá por acá, andá por allá”, nada.

-O sea vos tenés que prepararte lo que vas a decir.

-Tal cual. Yo me siento y en un principio iba tanteando. Ahora ya me solté un poco más y puedo relajarme, pero en un principio me costaba.

-Cómo te preparás?

-Trato de leer lo que pasó en el día, estar al tanto del invitado, Internet… hasta me saqué un Twitter. Yo era recontra colgada y eso lo tuve que cambiar.

-Te preocupa quedar  identificada con la ideología del programa?

-Para nada. Una permanentemente va evolucionando y conociendo cosas y formándose, por lo que no creo que uno pueda quedar pegado a nada. Yo me estoy formando aún. Si tengo cosas que me identifican con este Gobierno es por lo que veo a mi alrededor y cuestiones que me parecen bien. Ahora, las cosas que me parecen mal, las digo sin problemas.

-No te dicen “con esto no”

-Para nada. De hecho tengo absoluta libertad para opinar desde mi punto de vista. Por supuesto, estoy en un panel con periodistas con muchos años de profesión y respeto sus opiniones y se hasta dónde estoy informada. Eso hace que me de cuenta hasta dónde puedo ir con determinados temas.

-Usás redes sociales? Me contaste que sacaste un Twitter, cómo te llevás con él?

-Ahora nuestra relación va mejorando. Recién nos estamos conociendo.

-Hace cuánto lo tenés?

-Tres meses, desde que entré en el programa.

-Tenés fans?

-No, fans no. Sí hay gente que me tira buena onda y que opina sobre lo que hago con mucho respeto y cuando encarás algo nuevo como esto, es algo que te ayuda mucho. Tengo mi Facebook también, pero no lo uso mucho.

-Cómo te ves en el futuro, conduciendo, haciendo teatro, bailando?

-No descarto nada. Yo empecé teatro como una forma de soltarme y lo disfruto mucho. Es una especie de terapia, nunca me planteé hacer teatro serio. Por supuesto que hoy, después de tres años de estudiar, estoy segura que lo disfrutaría mucho.

-Tenés algún referente en tu profesión?

-No se si referente. Creo que hay mujeres que se han manejado muy bien y otras que no y es muy clara la diferencia. Si me decís alguien que yo creo que se ha desarrollado bien en su carrera, te diría Verónica Lozano.

Emilia, queremos agradecerte por la nota.La gente de Hotel Horizonte te invita a conocer sus novedades con este voucher , y Vinecol te regala una botella de vino orgánico.

¡Muchas Gracias!


Luciano Dambrine


Bodegas Vinecol
Hotel Horizonte

 
Backstage
Emilia nos recibe en su departamento de Palermo. Tiene un perrito igual al de The Mask e invita a tomar unos mates con una sencillez que contrasta con la belleza abrumadora de sus ojos. Sonríe siempre y no se niega a hablar de ningún tema. Dueña de un ángel especial, esta sanjuanina que ha triunfado en todo lo que se propuso, está muy lejos de alcanzar su techo.
Ficha Personal
A los 16 años se vino de su San Juan para comenzar una exitosa carrera como modelo. Recorrió el mundo haciendo especiales sobre los músicos más famosos. Le dijo que no a Bailando por un Sueño por sus convicciones y aceptó ser parte del panel de Duro de Domar. Tiene proyectos para trabajar en radio y se ilusiona con estar sobre las tablas. Una chica que usó su belleza para poder mostrar su interior.
 
<< Todos los famosos >>
 
 

 

Arriba

Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones