¡Consultá Ahora!
  18 de Junio de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Abril de 2012
Paola Kullock
Una charla con la creadora de la primera Escuela de Sexo de Argentina
No es sexóloga, pero enseña de sexo. ¿Cómo sabe tanto? Ella misma lo cuenta: ha hecho suspirar de placer a miles de hombres, simplemente con masajes. Después se capacitó y de a poco fue creando PK Escuela de Sexo, la primera en su estilo en toda la Argentina. Aquí está la mujer que enseña a hombres y mujeres los secretos para llevar una vida sexual más feliz.
 


-¿Cómo decidiste empezar con PK Escuela de Sexo?

-A ver, yo empecé trabajando como masajista, estuve 10 años. Era una época donde los masajes se hacían en lugares exclusivos y donde realmente tenías que saber, nos tomaban exámenes periódicamente para evaluar nuestro nivel. Ahí conocí infinidad de hombres y las cosas que a los hombres les gustaban. Después empecé a hacer fantasías controladas para parejas que querían iniciarse en el swinger.

-¿Cómo es eso de la fantasía controlada?

-Cuando una pareja decide iniciarse, generalmente lo hace con una mujer. Esta mujer puede ser una mujer “de la vida real”, o una prostituta. A la prostituta vos podés decirle “hacé esto, esto y esto” y ella lo va a hacer, porque es su trabajo. Ahora, a la mujer que va por las suyas, no podés darle esas indicaciones.

-Claro, va a pasarla bien, no a obedecer.


-Exacto, la quiere pasar igual que vos. El problema es que muchas mujeres tienen límites raros, por ejemplo: está todo bien con que a la pareja le practiquen sexo oral, pero no que lo besen en la boca. Esa clase de límites raros hay. Sobre todo si es tu pareja real. Las mujeres queremos ser las únicas, inolvidables y nos da mucho miedo lo que puede pasar después, que la otra te guste más. Esos miedos los tenemos más fuertes las mujeres que los hombres. Entonces mi función era relajarlos, hacerle masajes a ella delante de él y viceversa para que se fueran relajando y acostumbrándose a la presencia de otra mujer en la cama.

-¿Cómo llegás a eso?


-Empecé metiéndome en la revista Swinger. Puse un aviso que decía “Aprendé a satisfacer a tu pareja y cambiá tu rutina. Masajes descontracturantes y gratificantes. También atención personal.” A partir de ahí y también con pacientes míos de años que quizá me proponían estas cosas, empecé.

-¿Cómo se marca el límite en los masajes? ¿Cómo dejás en claro el “es hasta acá”?


-¿Con los tipos?



-Básicamente sí, que el tipo no se erotice con el masaje y quiera pasar a la acción directa.

-Es que cuando yo hacía eso los límites estaban muy claros porque también era otra época.  En Buenos Aires hubo tres grandes etapas con los masajes eróticos. La primera época era VIP, top total, donde te atendían señoritas corte modelo, preciosas, en un piso veintitantos de un edificio en el centro, muy top. Después hubo otra época intermedia, donde entré yo. Siempre trabajé en lugares donde no nos sacábamos la ropa, nos hacían exámenes súper exigentes para trabajar. Yo estaba entre las cuatro mejores masajistas de Capital de descontracturante, sin tener en cuenta la parte erótica, digamos. Y ahora las cosas cambiaron, hay lugares donde te atienden y la chica no sabe hacer un masaje. Antes te exigían que fueras buena, no podías hacer cualquier cosa. Ahora yo veo que es cualquier cosa.

-Digamos que importa más el final feliz que todo el masaje.

-Claro, antes tenías que saber.

-¿Y de ahí, cómo pasás a la escuela?

-
Empiezo a enseñar masajes a hombres, mujeres y parejas. De ahí empecé a enseñar strip-tease, que era algo que siempre quise aprender y que en esa época no se enseñaba acá. Encontré una chica que me enseñó y después empecé a enseñar yo. Ahí incorporé también lo de los juegos eróticos. Entonces empecé a trabajar en paralelo con las clases y los masajes.  Ese fue el nacimiento de la escuela, ahí dejé los masajes y me dediqué exclusivamente a PK Escuela de Sexo. Después pensé que esto daba para hacer cosas divertidas en despedidas de soltero y las incorporé también.  Después pensé que daba para hacer teatro e hice teatro, radio, después se dio lo del libro y así.

-Vos enseñás juegos eróticos para hombres y mujeres. ¿Hay cuestiones que son de una manera que les gusta a todos o hay cosas que a una persona le encantan y a otra la deserotizan completamente?

-Lo que yo hago es dejarte conceptos muy claros. A ver, en el sexo está todo inventado, no hay nada nuevo. No existe nada que no se haya hecho ya hace dos mil años. Y a todos nos gustan cosas distintas. Pero que un varón venga a escuchar, ya hace que tengo mejor sexo. Porque está preparado para escuchar lo que la mujer tiene para decirle. ¿Qué conceptos quiero que ese varón se lleve de mi clase? Y, el primer concepto básico sería que a las mujeres nos tienen que hacer el amor durante el día para cojernos en la noche. Después, todas somos distintas. Si a María le tocabas el pelo y se volvía loca, por ahí después le hacés lo mismo a Andrea y te dice “¿qué estás haciendo?”. Mas allá de todas las diferencias hay cosas que nos molestan tanto a hombres como a mujeres. Nosotras odiamos que nos agarren de la nuca y nos empujen a hacerles sexo oral.  Y una muy clara de los hombres, que siempre les digo a las mujeres, es que nunca hay que morder durante el sexo oral. Lo único que está permitido es ese mordisquito con los labios que le damos, por ejemplo, al cachete de un bebé. Es la misma fuerza y la misma forma. Por supuesto que hay hombres que les gusta que los muerdan, pero ese hombre seguramente te lo va a aclarar. Lo va a autorizar. Hay chicas que conozco que les gusta que la escupan, pero yo no les voy a decir a los tipos “escupíla”, seguramente esa chica se lo va a aclarar. Y después doy ideas para que los que vienen a los cursos de pronto prueben con sus parejas, cuáles son las partes más sensibles de los cuerpos. Y todo siempre con mucho humor.

-Y en el libro volcaste toda esa experiencia…

-El libro es como si fuera yo.

-¿Cómo?


- Claro, tiene mi voz. Tuve la suerte que me lo editara una gran editorial y una gran editora, que respetó mucho mi voz, mi forma. Los que lo leyeron dicen que es como tenerme a mí en la mesa de luz. Ahí cuento mi experiencia desde un lugar muy sincero, las dificultades que tuve, las veces que me equivoqué, que me olvidé, que me caí haciendo un strip-tease, las veces que hice sexo oral y me dijeron “lo hacés para el orto”, todo lo bueno y todo lo malo que me pasó. Entonces sobre eso fui corrigiendo también y eso  está en el libro. Está pensado para mujeres, pero los hombres que lo han leído me dijeron que les resultó muy divertido y educativo.

-¿Te pasó de que a partir de ser conocida se te haya apichonado algún tipo?

-Todo el tiempo. Vos pensá que yo me paro arriba de un escenario y cuento  “Debuté a los 14 años, que a los 16 me pasó tal cosa…” Es muy fuerte para el tipo que me viene a ver enterarse de eso. Es fuerte que yo le cuente que masturbé a miles de tipos. Hay que bancársela. Ojo, está el tipo que te dice “Mamita, vos a mi no me enseñás nada, yo te voy a enseñar a vos”; está el que no puede manejarlo y se apichona y hay un tercero que es el que no le importa lo que hago. Ese es el peor, porque yo hago todo esto porque lo amo, mi trabajo es mi vida. Si no te importa mi trabajo es como si no te importara yo.

-¿Cómo llevaste esto a la radio?

-Yo tenía un programa que se llamaba “PK en la Radio”, que era maravilloso porque todas las semanas tocaba un tema diferente, llevaba mucha info, había consultas, era buenísimo. Ahora tengo una columna en Radio Vale.

-¿Conocés a Alessandra Rampolla?

-
La voy a conocer en la Expoerótica, la expo más importante del país sobre sexo y erotismo.

-¿Qué vas a hacer?

-
Habitualmente hacía escenario principal y charlas. Este año pedí solamente hacer charlas. Voy a hacer todas las noches una actividad para parejas y después charlas para hombres y mujeres. Esto va a ser el 19; 20 y 21 de abril.

-Contame un poco de tu show.

-
Hacía un monólogo de una hora y media, que es el segundo año que lo hago. Ahora corté pero voy a volver en septiembre.

-¿Cómo es lo de las despedidas de solteras?

-
Ah, eso me encanta lo voy a hacer toda mi vida. Ahí les enseño a las mujeres desde cómo usar juguetes hasta cómo masturbar a un hombre. Con mucho humor y buena onda, por supuesto.

-¿Y en la de los hombres es igual o esperan que te pongas en bolas?

-
No, se portan muy bien. Si me contratan a mi ya saben cómo es la historia, generalmente son parejas de chicas que ya me vieron en una despedida y se lo recomiendan. Aparte el hombre aprovecha y se abre, me cuenta sus dudas y se arman cosas muy divertidas. Y te digo algo: los tipos con las strippers son mucho más santos que las mujeres. Vos podés ir a un cabaret, pero si vas al Golden vas a ver que ellas hacen cosas con los strippers que los hombres no hacen, las mujeres somos terribles.

-¿Cómo te mantenés actualizada con los juguetes, para enseñarles a las chicas?

-
Ah, porque me encantan. Hago visitas guiadas a sex shops donde explico para qué sirve cada cosa. Me muerdo la lengua porque me encantan todas las cosas que hay, cada vez vienen juguetes más complicados, digamos, y está buenísimo aprender a usarlos.

-¿Qué consejo le darías a alguien que quiere comprarse su primer juguete?

-
Que tenga en claro para qué lo quiere. Si quiere que vibre, cómo le gusta que vibre, la textura, tamaño. Sabiendo para qué lo querés usar vas a poder elegir mucho mejor un juguete que se adapte a lo que vos estás buscando.

-¿Estás en las redes sociales?

-Si, tengo Facebook, PK Escuela de Sexo, donde actualizo lo que hago, subo eventos, pero no doy consejos por ahí. También me pueden ubicar en www.pkescueladesexo.com.ar

Paola, queremos agradecerte por la nota.La gente de Hotel Horizonte te invita a conocer sus novedades con este voucher , y Vinecol te regala una botella de vino orgánico.

¡Muchas Gracias!


Luciano Dambrine


Bodegas Vinecol
Hotel Horizonte

 
Backstage
Nos encontramos con Paola en PK Escuela de Sexo. En la previa uno imaginaría a una mujer en pose de seducción permanente. Sin embargo, Paola es una mujer con muchísimo sentido del humor, que no teme llamar a las cosas por su nombre y no tiene problemas para abordar temas que suelen ser difíciles con naturalidad y buen humor.
Ficha Personal
Empezó como masajista, experiencia que asegura le hizo conocer todos los secretos del cuerpo masculino. Después aplicó masajes a parejas que buscaban una fantasía controlada. Más tarde estudió strip-tease y lo agregó a su bagaje de técnicas de seducción para enseñar en PK Escuela de Sexo. Y vinieron las despedidas de soltera, el libro, la radio y el teatro.
 
<< Todos los famosos >>
 
 

 

Arriba

Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones