¡Consultá Ahora!
  15 de Diciembre de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Septiembre de 2011
Alejandro Apo
“Los partidos no los ganan los nombres, los ganan los hombres”
Es una voz tradicional del periodismo radial argentino.Esta semana presentó su espectáculo teatral en La Trastienda, donde mezcla fútbol, música y literatura. Dice ser un negado para las computadoras y fomenta la lectura desde sus programas y espectáculos. Alejandro nos cuenta un poco de su historia, su actualidad y por supuesto, de fútbol.Cabito acaba de estrenar “Pervertido por Accidente”, una obra donde pasa del stand up al unipersonal. Trabaja todos los días en la radio y en la tele, además de hacer presentaciones durante la semana. Un repaso por la actualidad de este humorista polifacético que, a pesar de cierta fama de “vago”, asegura no poder ir a los cumpleaños de sus amigos porque siempre está trabajando.
 


-Contanos un poco sobre el espectáculo que estás haciendo.

-Hace 12 años que hacemos este espectáculo en todo el país, son cerca de 550 presentaciones, ha recorrido más de 350 ciudades de todo el país. Se llama “Y el fútbol contó un cuento”, lo vamos a presentar en La Trastienda, Balcarce 460, el lunes 12 de septiembre, con el Turco Marcelo Sanjurjo. Es un espectáculo creado por ese gran amigo y enorme actor que es Darío Grandinetti.

-¿Cómo te lo propuso?

-Escuchando mi programa de los sábados, el de los cuentos de fútbol, me dijo “adentro de ese programa hay un espectáculo”. El estaba organizando un teatro en Mar del Plata y quería hacer un espectáculo alternativo, con Hanglin haciendo algo como “El Hippie Viejo”. Me hablaron a mi, me juntaron con el Turco Sanjurjo, que escuchaba mucho el programa y a partir de ahí lo hicimos. Al principio los saqué corriendo, porque yo no soy actor, pero me dijeron que tenía que leer, como en el programa. Y ahí surgió este espectáculo que vamos a tener el orgullo de llevarlo a La Trastienda, que es un teatro-bar que tiene una sensación de intimidad que permite contar estas historias.

-¿Lo de presentarse más en las provincias que en Capital es una búsqueda o se fue dando así?

-Cuando empezamos a hacerlo en el 98, en Mar del Plata, Víctor Hugo, que es un hombre de pueblo chico del Uruguay,  nos dijo que era un espectáculo para pueblo chico. Le pareció un espectáculo singular, que iba a tener muy buena respuesta de la gente. Y así fue. Primero lo hicimos en el Tortoni, después nos llamaron de La Pampa y después de otras provincias y llegó un momento que tuvimos que profesionalizarlo, por así decirlo.

-¿Te reciben de algún modo especial por ser un periodista famoso de Capital que lleva su espectáculo a lugares donde por ahí no llegan tantas cosas?

-La gente disfruta mucho, creo que les llega el mensaje que el fútbol no es solamente fútbol y que los futboleros no somos personas que sólo hablan de la pelota o de la jugada, si no que también nos interesamos en la cultura popular. Y eso también era una vieja discriminación de los intelectuales. Los futboleros no somos sólo energúmenos violentos como nos quisieron pintar algunas veces.

- Esta idea de juntar los cuentos con el fútbol, ¿cómo surgió?

-De Víctor Hugo y del gran director que tuvo Radio Continental, Norberto Mantinián, que le pedía siempre a Víctor Hugo que no transmitiéramos los partidos del ascenso los sábados, que encontremos un programa y que demos información. Víctor Hugo me lo plantea en un receso del Nacional B, armar un programa para poner de diciembre a febrero, que si gustaba iba a quedar para el resto del año. Se me ocurrió hacer un programa como para mí. Hablar con viejos jugadores, ídolos míos que hoy son entrenadores, leer algunas cosas de Fontanarrosa. En esa época no había tanta literatura futbolera. Mi madre, mis hijos y mis amigos dicen que es por mi que hoy ha crecido, pero yo creo que es porque el género ha tomado fuerza y porque se habla no sólo del fútbol, si no de la vida, de los afectos, del barrio. Lo hicimos, a mediados de enero nos dijeron que el programa iba a quedar y le pusimos “Con afecto”

- Si bien no te considerás un artífice de esta explosión de la literatura futbolera, sin dudas tu programa es una suerte de trampolín, con el caso de Saccheri como el más notorio.

- Fontanarrosa tenía la generosidad de decir que compiló sus cuentos en “Puro Fútbol” para mí, porque así yo no tenía que ir con todos los libros a la radio. Si hay una manera de motivar la lectura en los jóvenes, que se acerquen por medio del fútbol, la verdad que me siento satisfecho. Digamos que este mundo no invita a leer y nosotros lo logramos con el programa con el espectáculo y la verdad que es un placer.

- ¿Nunca te dieron ganas de escribir vos?

-Compilé “Y el fútbol contó un cuento”, ahí escribí el prólogo. Después hice un libro donde cuento estas historias del programa que se llama “Con todo mi afecto”. Me presionan algunos amigos para que escriba ficción, pero por ahora no.


-Hace unos 2 años tuviste una especie de discusión con Víctor Hugo donde él te tildó de “oficialista”. ¿Cómo lo ves hoy, que Víctor Hugo está tan identificado con la línea política del oficialismo?

-
Eso fue una confusión que motivó que se dijera que mi salida de Continental se vinculaba con eso. Víctor Hugo es un familiar elegido, somos hermanos. Lo que pasó fue que en una previa lo ponemos a Lanata al aire y empezamos a hablar de la Ley de Medios, sobre la posibilidad que Torneos perdiera el dominio del fútbol, como pasó después. Ellos decían que eso era muy bueno, Víctor Hugo siempre criticó el monopolio del fútbol, el tenía su lucha hecha con Clarín de mucho antes. Dicen que Víctor Hugo cambió, pero el que escucha fútbol desde siempre sabe que él continúa con su mentalidad de siempre. El aceptó gustoso que el Gobierno se acoplara a la lucha contra los monopolios. En un momento de la charla él y Lanata dijeron al aire que por ahí no terminaba siendo tan efectiva y con quién iba a negociar el Gobierno. Yo en ese momento pido la palabra y opino que me parecía bien que le quitaran el monopolio de la palabra al Grupo Clarín y que no nos anticipáramos a lo que vendría después, que apoyemos esta propuesta que después fue Fútbol para Todos y que es un botón de muestra de lo que es la Ley de Medios. Víctor Hugo me empezó a chicanear con que me había agarrado un ataque de oficialismo y yo le decía que los mensajes de la gente apoyaban lo que yo decía. Después se dijo que yo había salido de Continental por esta conversación, que Víctor Hugo no me había ayudado, pero nada que ver, el estaba destrozado, no sabía para dónde agarrar, le tenia que levantar yo el ánimo. A mi me sacaron de Continental por un tema de plata. Algunos dicen que fue una pantalla, pero yo no lo creo. Vino una orden de España de reducir costos, vieron que ganaba demasiado para ellos y recortaron por ahí. Yo arreglé bien con ellos y hoy estoy en Nacional lo más feliz, lo único que extraño a Víctor Hugo, que es el relator más grande del mundo y sus alrededores.

-¿No estás mas en Fútbol para Todos?

-No, pero no por una cuestión ideológica, soy un ideólogo y fanático de la idea que se concretó, la acompañé gustoso, pero hoy profesionalmente no me es viable estar. Me da mucha pena porque era un trabajo muy lindo, donde me sentía respetado y cómodo.

-Hablando un poco de fútbol, ¿por qué pensás que nos fue mal en la Copa América? ¿Falta de tiempo de trabajo, vedettismo de los jugadores?

-Eso es muy complicado, porque Grondona cambió en el sentido que antes bancaba los proyectos a muy largo plazo, la continuidad de los entrenadores. Y a partir del caso de Maradona, que para mi se apuró. Diego había hecho un Mundial de 5to. lugar, perdiendo con Alemania, que no es indecoroso para nadie, había ganado 4 partidos en el Mundial, tomando el equipo en mitad de las eliminatorias. Para mi tendría que haber continuado hasta ahora. Deciden ponerlo a Batista y después pasa lo que pasa en la Copa América… con un ambiente muy triunfalista que la verdad me parecía muy loco, porque en fútbol nadie gana en la víspera, acá no se gana chamuyando. Pensábamos que con Messi iba a ser un festival y después no le podíamos ganar a Bolivia. Queríamos jugar como el Barcelona. Y los jugadores que son decisivos en todas las ligas del mundo, en la selección no lo son, es así.

-¿Por qué pensás que pasa esto?

- Es algo muy complicado. Fue complicado también con el periodismo, jóvenes muy elitistas diciendo que esta copa ya la habíamos ganado y después tenían que acomodar el discurso porque Argentina salio séptima, Venezuela cuarta y Perú tercero. Es bravo cuando uno anticipa todo y después se tiene que echar atrás.

-
Es que si uno repasa los nombres que hay en la selección…

-Pero los partidos no lo ganan los nombres, los ganan los hombres.



-
¿Por qué te parece que no alcanzan el brillo que tienen en sus equipos?

- Es raro. Una vez Bianchi, que debió haber sido el técnico de la selección en la era Passarella, me dijo “Cómo puede ser que los jugadores no juegan bien en la selección?” La verdad que es inexplicable, no se entiende por qué no juegan bien. Yo no estaba de acuerdo con que saquen a Diego, pero ahora sacan a Batista y ponen a Sabella. Y si Sabella pierde los dos primeros partidos de las Eliminatorias, ¿qué hacemos? ¿Lo sacamos también? ¿Traemos a Gareca? ¿Y dónde nos metemos, en Racing antes de salir campeón? Hay dos mil técnicos, es una locura. Esperemos que el proceso de Sabella sea largo.

-¿Estás de acuerdo en que hoy los  jugadores no te ganan un partido, como hacía Diego, porque el fútbol cambió?

- Diego está en una pileta que no compite con nadie. No hay un vistazo comparativo con Diego. Todos los que podemos nombrar, son grandes jugadores pero no se pueden comparar con Diego, porque Diego no sólo era la magia, la creatividad. Influía en el ánimo de los jugadores, de los rivales, del árbitro, su coraje, su personalidad, jugar con un tobillo como un melón. Diego se cambió en un avión para llegar a jugar un partido en la Selección. Eso no se compra en una farmacia. Es el techo del fútbol Maradona. Igual confío mucho que Messi va a ser un gran futbolista. Sus fanáticos decían que iba a explotar en la Copa América y no pasó. Yo confío en que lo haga en el próximo Mundial, que va a llegar con 27 años, una buena edad. Tiene una habilidad tremenda, define, hace pases entre líneas. Pero, como todo el mundo, estoy esperando que lo haga en la Selección.

- Tu viejo fue el que generó Polémica en el Fútbol. Desde ese recuerdo, ¿cómo ves a los programas deportivos de hoy que se dedican al debate?

-
Me parece que la vieja Polémica era un programa pionero, que hizo historia. Papá me parece un hombre olvidado, que con Carlos Fontanarrosa crearon eso a partir de ir a ver teatro independiente y ver que los actores después de la obra se sacaban las máscaras y discutían la obra con el público. Duró del 70 al 2000, una idea extraordinaria, que después un poco se bastardeó. Pero me parece que los programas de hoy no tienen el sabor de la vieja Polémica, donde se escuchaban las opiniones de la gente. No te olvides que en aquél momento había muchas prohibiciones para expresarse. Entonces la gente opinaba de sus clubes, de los partidos, de sus ídolos, pero también por Perón. También por la política que no se podía expresar. Lo que se intenta hoy es una búsqueda un poco artificial de la polémica. Aquella era una polémica genuina.

-
¿Sos de usar Internet?

- No, soy un negado al mundo. Todos los que están a mi alrededor, me dan lo escrito. Yo pido las cosas en papel, a lo sumo el celular.

-¿Redes sociales tampoco?

-Ni lo miro. Me lo quieren hacer mirar cuando sale algo, pero les pido “Dámelo impreso”




Apo, queremos agradecerte por la nota.La gente de Hotel Horizonte te invita a conocer sus novedades con este voucher , y Vinecol te regala una botella de vino orgánico.

¡¡¡Muchas gracias!!!


Luciano Dambrine


Bodegas Vinecol
Hotel Horizonte

 
Backstage
Alejando Apo nos atiende en medio del trajín de su rutina cotidiana. Siempre afable y con esa impronta única que lo caracteriza, desgrana conceptos que abarcan al fútbol como botón de muestra de la vida. Confiesa su negación a las computadoras y disfruta hablando de Maradona, su inseparable hermano de la vida Víctor Hugo Morales y el recuerdo de su viejo.
Ficha Personal
Empezó en la radio en 1974 y durante 15 años trabajó en Radio Continental en el equipo de Víctor Hugo. Creó programas donde combina el fútbol y la literatura, que sirvieron como trampolín a escritores como Eduardo Sacheri y que hoy son de culto. Hace doce años recorre el país con “Y el fútbol contó un cuento”, donde combina fútbol, música y literatura. Como si todo esto fuera poco, participó en la edición de varios libros.
 
<< Todos los famosos >>
 
 

 

Arriba

Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones