¡Consultá Ahora!
  18 de Junio de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Enero de 2011
Mario de Candia
“La clave del éxito es disfrutar lo que hacés”
Lo primero que sorprende de Mario es que no imposta la voz. Con el mismo sentido del humor que en el aire, nos cuenta cómo fue que se metió en la locución “de grande” y hoy es la voz de Bendita TV.
 

-¿Por qué elegiste ser locutor?


Desde chico, diecisiete, dieciocho años, siempre jodí, no con la locución, pero sí con actuar. Hablar ante la gente. Hace un par de semanas terminamos un show que veníamos haciendo hace mucho años en el Complejo La Plaza y me vino a ver una amiga que tengo desde los 5 años, de un grupo Scout al que iba. Cuando termina la función se acercó a saludarme y me dice “Me acuerdo cuando vos contabas chistes con 5 años en los fogones”. Yo no tenía mucho registro de haber hecho eso, pero evidentemente empezó ahí. Aprendiendome chistes de memoria, chistes que ni entendía, pero me gustaba que la gente se riera.

- ¿Empezaste por la locución?

Yo me recibí en el Otto Krause como electrotécnico, nada que ver. Fui electricista, remisero, lo que se te ocurra, hasta que en 2005 me recibí de locutor.


- ¿Cómo pasaste del técnico electricista al locutor?

Hubo un montón de cosas en el medio. Me casé, tuve tres hijos… Eso siempre interrumpe tus proyectos personales. Vos vas para un lado y ¡up! Tuve un hijo.


- Y le tenés que dar de comer.

Claro. Empezó un poco así. Después un cimbronazo que tuve fue la muerte de mi viejo en el 2002. Un tipo jóven, un cimbronazo, una cagada. Pero me movilizó para el lado de la acción. Tenía muy buena relación con él y pensé “Yo no quiero que a los 55 años me pase de que no hice algo que me gustaba” Ahí empecé a ver la posibilidad. Me divorcié…

-Un cambio en serio.

Yo cuando sacudo, sacudo un montón. No quedo nada, prácticamente. En el 2003 dije “Tengo que pasar por la locución, tengo que pasar por ahí” Por lo menos no me quería quedar con eso. En el 87 había rendido el exámen al ISER cuando terminé el secundario y no había quedado. Me había preparado, incluso, pero no quedé. En el 2003 fui con lo que tenía. Un día antes jugué a la pelota, me lesioné un tobillo, una porquería. No me cuidé para nada. Fue “si tengo que entrar, voy a entrar”. Y entré. Antes de recibirme ya pude empezar a hacer laburos.

- ¿Como locutor?

Haciendo doblajes. Es un poco más de actor que de locutor, pero yo pensaba en algo serio como una locución de Discovery Channel. Pero lo primero que hice fue un policía para un programa de MTV muy bizarro que había. Películas, documentales. Siempre soy el malo, porque tengo voz gruesa. Nunca el Power Ranger rojo que tiene onda, tu sobrino te pregunta. Y no, siempre el malo de mierda que muere enseguida.


-¿Como llegaste a Bendita?

Bendita empezó en el 2006, me llamaron por primera vez en 2007. Pero yo estaba trabajando como redactor de noticias de deportes y estaba cómodo. Ya tenía tres hijos, entonces tenía que pensar en la seguridad de ellos.

-¿Cuándo diste el salto?

Acá estaba Fernando Cirsci como guionista, que es muy amigo mío y para mí uno de los más talentosos que hay hoy en día. El siempre me decía “Tenés que venir, es ideal para vos que tenés una veta de humor”. Así que un día me llamaron para la temporada 2008, me vine con mi DVD del show de Stand Up de La Plaza. Me pidieron que hiciera dos viejas que tenían que hablar entre ellas y después la locución, como yo me la imaginara. Fui a grabar y cuando volví me dijeron “Queremos que te quedes”. Les dije que estaba bien, que me quedaba y les pregunto cuándo empiezo. “Mañana” me dicen. Yo tenía que entrar a mi otro laburo después de la entrevista, así que tuve que ir a renunciar y volver.

-¿Cómo fue el cambio?

Pasé a estar de pronto en TV, en horario central, canal de aire. Para un locutor, no hay forma de pedir más.

-Al principio estaban vos y Fabián Cerfoglio haciendo ese tipo de informes. Hoy hay más locutores, pero se nota una diferencia en los estilos, ¿fue difícil encontrarlo?

Lo fuimos encontrando con el tiempo. Diego Toni, productor de Bendita, me ayudó un montón en eso. Me fue llevando para donde quería. Fernando Crisci, el día de la entrevista mía, le pregunta cómo me había visto. Toni le dice “Las viejas las hizo bien, pero la locución un desastre. De todas maneras le vamos a encontrar la voz”

-Te lo contó seis meses después.

No, me lo contó enseguida. Se ve que tuvo ganas de divertirse y me lo contó. Yo me quería matar, pero al final fue así. Para mi, vos te diferenciás si laburás con honestidad. Hoy hay muchos programas que hacen formatos muy parecidos, pero la diferencia está en la honestidad de la gente que lo hace. En el sentido de decir “Yo esto lo hago así” y si al espectador le gusta te verá y si no irá a ver otro programa que le guste más. Nunca me fijé en no parecerme, si no en que tenga que ver con lo que se esperaba de mí en el programa.

-¿Como fue el comienzo, te dejaron a hacer humor?

Yo a Beto Casella lo conocí el día que empezó el programa. Tenía un preconcepto del tipo al que veía en la tele y me encontré con una persona totalmente distinta. El día que yo hice el primer chiste al aire, que en realidad se me escapó porque yo pensaba que tenía el micrófono cerrado. Después me dijeron “Siempre tenés el micrófono abierto, así que tené cuidado con lo que decís” Bueno, hago el primer chiste, risa general y termina el bloque. Lo veo a Beto que viene y pienso “Bueno, hasta acá llegó la televisión, me echan” Y me dice “Sabés que? Donde vos estás yo no te veo para darte entrada. Estuvo buenísimo lo que dijiste y por suerte lo dijiste en un hueco, porque si no por ahí te tapaban. Cuando es así, asomáte para que yo te pueda ver” A partir de ese día, todas las manos que me pudo dar, me las dio. Un genio. Hasta me chiveava todos los shows en los que estaba, al aire y yendo a verme.

-¿Te gustaría hacer algún programa?

A veces me dan ganas de hacer un programa que tenga que ver con el comediante, con el fenómeno que se dio con el circuito del stand-up.

-¿Cómo arrancaste vos con lo del stand-up?

Estudié teatro, hice cursos de preparación. Pero cuando entré en locución, de conocer gente, me convocaron unos chicos que habían hecho el ISER y un profesor, Lalo Moreno, que es la voz de La 100. Armaron una troupe con una idea de hacer algo diferente, con música, sketches. Ahí empecé a escribir, te moviliza, hice de todo a pulmón, salir a repartir volantes.

-¿Eras de los que hacen bromas en la calle para invitar a los espectáculos?

Me acuerdo que en La Plaza le afanábamos espectadores a Dolina. Yo sabía que todas las noches entraba gente hasta determinado punto de la cola, por capacidad de la sala. Entonces me iba a la gente que estaba después de ese punto y les hablaba, les contaba chistes. El tipo con la esperanza de ver a Dolina y yo ya sabía que no iba a entrar y cuando no entraba, decía “Bueno vamos a ver al pibe éste que nos estuvo hablando”

-¿Cómo llevás el ritmo diario?

El otro día hablaba con mi hijo mayor, que tiene 16 años y me decía “Papi ¿cómo aguantás vos?” Porque sabe que yo salgo de casa a las 7 de la mañana a grabar, vuelvo y a las cuatro ya estoy acá y no salgo hasta después del programa. En realidad me quería preguntar cómo hago para aguantar con 42 años, jeje. Pero la clave está en disfrutar lo que hacés. Yo escribo mis cosas y después las digo en un escenario y para mi es la gloria, es una catarsis. Me encanta lo que hago. Es como que me pagaran para jugar con la Play.

-¿Tenés proyectos para teatro?

Estoy muy entusiasmado porque estoy en un proyecto para hacer una obra más ¿de comedia, con sketches, así que esperemos que salga.

-Te dan ganas de hacer radio?

Si, por supuesto.

-¿Qué programa harías?

Cualquiera que no me hagan decir la hora, temperatura y humedad.



- Mario, queremos agradecerte por la entrevista. La gente del HOTEL HORIZONTE te envía un turno gratis para que puedas ir a conocerlo.

Vinecol tiene el orgullo de haber logrado con su Torrontés la única medalla de oro para la Argentina en el concurso Bio Fach, celebrado en Alemania y dedicado exclusivamente a vinos orgánicos. Estos vinos se exportan a Brasil, Perú, Costa Rica, Méjico, Estados Unidos, Canadá, Inglaterra y los Países Bajos. Pero a no preocuparse, los argentinos los podemos conseguir en restaurantes, delicatessen, en forma directa y por supuesto, de la manera más sencilla: a través de tu Tarjeta VIP.

Bodegas Vinecol
Hotel Horizonte
Luciano Dambrine

 
Backstage
Mario nos espera en un bar cerca de Canal 9, con una inmensa copa helada, que lamentablemente se irá derritendo por el ritmo que Mario le impone a la entrevista. Padre de cuatro hijos – “No tengo Play”, justifica – y muy cordial, nos hace sentir en la charla como en una sobremesa de un asado con amigos.
Ficha Personal
Dice que empezó contando chistes a los 5 años en los fogones del grupo Scout en Tristán Suarez. Fue electricista, remisero y paseó por distintos trabajos hasta llegar a la locución. Después vendrían los espectáculos cómicos, donde se ocupaba hasta de repartir volantes, los doblajes y finalmente ser la voz de Bendita.
 
<< Todos los famosos >>
 
 

 

Arriba

Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones