¡Consultá Ahora!
  19 de Agosto de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Agosto de 2008
Gabriel Almirón
Un actor por vocación.
Gabriel Almirón se hizo conocido a partir de su personaje "Pacotillo" Pero detrás hay un egresado del Conservatorio que dejó todo en su vida para seguir su vocación. Conocé la historia de un actor que se hizo de abajo y que hoy va moldeando su carrera en teatro y televisión.
 

-¿Cómo empezaste?
-Empecé en el 95, en marzo del 95, arranqué en Videomatch en Telefé. Yo me acuerdo que estaba muerto… Estaba muerto, no tenía nada, incluso estaba viviendo de prestado…

¿Y qué hacías antes de eso? -Un montón de cosas. La verdad, era un buscavidas. Vendía lencería para minas, entraba a los locales, vendía corpiños, bombachas… Y después largué todo a la mierda porque la verdad me empecé a sentir mal, no me sentía realizado, me faltaba poder lograr lo que yo quería, que era poder insertarme en mi profesión, lo que soy, ser actor. Lo que pasa es que es muy duro ser actor, vos imaginate que se están recibiendo por año, entre todos los institutos que hay y la Universidad, unas 1000 personas. Y si vos la referencia la tenés con la televisión, en este momento estarán trabajando, con toda la furia, 100 actores. Entre tiras, series, ficción, ponéle 150… Y son siempre los mismos. Entonces, un circuito tan cerrado, vos imagináte lo que debe ser para esas 1000 personas que se están recibiendo, esas 1000 personas que necesitan insertarse también y te crea eso.

¿Vos estudiaste teatro?
-Si, yo me recibí en el Conservatorio de Arte Dramático que está en French y Aráoz. Me recibí de Actor Nacional. Ese es el título que te dan, después… a pelearla. Y es muy difícil. Lo que te queda es hacer teatro vocacional o el Ander. En ese momento que me recibí estaba vendiendo lencería, de buscavidas. Y llegó un momento en el que me cansé, me cansé psicológicamente, la cabeza no me dejaba avanzar y me tiró para atrás. Me tiró para atrás, caí en una depresión profunda donde tuve que tomar una decisión y mi decisión fue largar todo a la mierda y dedicarme únicamente a mi gran amor, a mi pasión, que es ser actor. Yo no se qué cosa mística hay cuando una persona toma una decisión tan fuerte de renunciar a todo en la vida para esperar lo desconocido, pero la cuestión es que al cabo de un mes, cuando yo estoy terminando de bajar mi último bagayo en una casa que me habían prestado… No era una casa, era un habitación de 4x4… Suena el teléfono y era Angie de Videomatch. Te acordás de Angie?

Si, una flaca que Tinelli la volvía loca…
-Esa. Bueno, me llama y me dice “Hola Gabriel, te habla Angie de Videomatch” y yo la verdad no la escuchaba, yo escuchaba música. “Claudio Villaroel vio el demo que le mandaste” - yo le había mandado un demo – “Y quisiera tener una entrevista con vos”. Yo le había mandado un demo con un amigo.

¿De qué era el demo?
-Lo que hicimos fue rescatar fragmentos de películas, sacarles el audio original y ponerles la voz nosotros. Entonces era para cagarse de risa, porque Arnold Schwartzenegger hablaba de Tinelli, decía “Oh, Tinelli, como estás?” y todas esas cosas, y se ve que Claudio lo vio y se entró a cagar de risa. Entonces arrancamos ese año con lo que fue “Los Doblajes” en Videomatch. Anduvo bien y le gustó tanto a Marcelo que nos contrató un año mas. Ese fin de año hicimos un programa que se llamó “Beavies y butthead en Argentina”, que lo produjo Marcelo también. Eran los personajes estos que miraban tele de acá, entonces le dábamos masa a Moria Casán, a Mirtha. Iba a las 11 de la noche por Telefé. En el 95 hicimos lo mismo, seguimos con los doblajes y a fin de año, Marcos Gorbán, un gran productor de la televisión que ahora está haciendo “Talento Argentino”, estaba produciendo las cámaras ocultas del programa de Marcelo. Entonces por una cuestión de estar ahí adentro, me enteré que estaban haciendo un casting para las cámaras ocultas. Hablo con Marcos y le digo que quiero hacer las cámaras ocultas y me dice “Pero boludo, si vos ya estás adentro, cómo vas a hacer el casting?” Pero te juro que, como recién estaba dando mis primeros pasos en la televisión, yo quería respetar a full todo. Y le digo “Quiero que me tomes una prueba, porque imagináte que me decís que si y yo después no te gusto” Y me dice “Dále, te tomo una prueba, hacé un personaje que se pueda insertar en la cámara oculta”. Preparé dos personajes, uno era un profesor de técnica corporal, pero basado en animales. Entonces era la excusa para terminar culo para arriba, mostrar el culo, la japi. Y después hice otro más que era un bluesero, que decía que el cantaba según lo que recibía del público, pero lo que el quería recibir eran agresiones. Entonces si no le decían “Eh, cantá, gordo boludo, hijo de puta”, no entraba a cantar. Y le causó gracia y así quedé y así arranqué con las cámaras ocultas. Y así arranqué con lo que es mi imagen dentro de la televisión, porque antes ponía la voz nada mas.

Me acuerdo de ese profesor, salió en un par de cámaras.
-Si, me acuerdo una con Antonio Grimau, que Antonio no lo podía creer.

¿Estaban arregladas las cámaras esas?
-No, no, no para nada. Por lo menos yo estuve trabajando hasta el 2000 y no. Pero nos teníamos que romper el orto porque se llegaba a dar cuenta que era una joda y cagábamos todo. No solamente la cámara, sino que era un gasto, un montón de plata, las luces, el sonido. Entonces íbamos muy sujetos y muy expectantes a que la gente no se diera cuenta. Por un lado era muy divertido y por el otro vivías una adrenalina, porque lo tenías al chabón a medio metro y decías “Me zarpo y me emboca y no me levanto mas.” Y era un juego que vos lo tenías que ir llevando pero hasta ahí, entendés?

¿Era con los famosos esto?
-No, íbamos a las casas de la gente. Lo de los famosos con Valeria Lynch y Borocotó fue después...

¿Y qué onda cuando, por ejemplo, le tiraban el auto a un tipo desde una grúa? ¿No tenían miedo de que se les muriera uno de un infarto?
-Esa era la duda que nosotros teníamos siempre porque ¿Qué pasa si se nos muere alguien? Hubo una vuelta que un pibe había comprado su primer auto, estaba feliz de la vida y nos llamó la novia que se lo quería hacer mierda. Y la novia misma nos contaba que el pibe había ahorrado como tres años para comprarse, en aquél momento creo que era un Fiat Uno, o algo así. Y yo le digo “Pero este pibe se va a morir cuando se lo rompamos” y la mina quería que se lo hiciéramos mierda para una joda!!!

-Pero después lo reponían al auto.
- Claro, después le ponían un auto nuevo. Mirá, hemos conocido cada cosa… Una vuelta llamó una mujer para desconectarle el respirador al marido. Te lo juro por Dios. La mina quería que entráramos como enfermeros y que le desconectáramos el coso al tipo!!! El chabón iba a empezar a patalear porque le faltaba el aire. Empezamos a recibir un montón de cartas pidiendo cosas insólitas como esta mina que quería desconectarle el respirador al marido. Y era una joda, la mina lo quería ver muerto al chabón, se iba a morir!!! Y la cámara que a mi me ayudó un montón a mejorar mi imagen fue la primera del 98, que se llamaba “El novio de la nena” Y era una cámara donde íbamos a la casa de una persona común y la hija entraba con su novio y se lo presentaba al padre. Y el momento era cuando entraba el novio que es un desastre. Una vez entré con el pelo teñido de rubio, encima que yo soy morocho, para llevármelo a rubio, el teñido me queda amarillo boquense. Y me puse aros, tenía el pelo más largo que ahora, así que imagináte el padre.

-Te quería cagar a trompadas ahí mismo.
-Claro, entra su niña mimada y le presenta un energúmeno de éstos, imagináte. Y esa cámara fue la primera del 98 y ahí me empecé a hacer un poco mas conocido porque tuvo mucha repercusión. Y seguí con Marcelo hasta que en el 2000 me pasé a las huestes de Sofovich. Ahí hice 4 meses de Pacotillo, que nadie recuerda. Pero el personaje gustó y por suerte explotó en el 2003. Estuve haciendo un poco de teatro, trabajé con Mateyko, con Miguel Del Sel, hice muchas cosas para Telefé, pero ninguna con la trascendencia que tuve con Marcelo o con Sofovich en el 2003. También hice cosas con Marley en “El Show de la Tarde”, con Florencia Peña. Y estando con Marley me convoca Gerardo y tuve que tomar la decisión de irme o quedarme. Y para mi es toda una cuestión de principios y ética, una persona que te da trabajo merece que no le falles. Pero tratándose de mi carrera y mi profesión, como precisamente es una carrera, uno tiene obstáculos y zonas de riesgo. Empecé a hacer Pacotillo y a los 4 meses había explotado, con las bailarinas, el cuadro flamenco. Al otro año vino Romerito, donde el personaje creció estéticamente con las guitarras flamencas de Héctor Romero, que ahora toca con Guillermo Fernández, haciendo una fusión de flamenco con tango. A partir de ahí quedé enganchado con Gerardo, él dejó Canal 9 para dedicarse al teatro y me convocó en 2005 para hacer “El Champagne las pone Mimosas” y no paramos hasta hoy. Es una comedia que está bendita, porque hacer un espectáculo teatral que dure tres años…

¿Y van a seguir después del escándalo con Nazarena Vélez?
-Si, por supuesto. Yo ahora estoy en un receso porque terminamos la semana pasada, pero después arrancamos la gira por el interior.

Entonces seguís con eso.
-Además estoy buscando otros espacios para poder mostrar otra faceta mía, quizá mas actoral, mas dramática. Tuve la suerte de que me convocaron para hacer “Vidas Robadas” para hacer un personaje chiquito, pero que me sirve. En el 2005 me llamaron para hacer “Doble Vida” y yo terminaba de hacer Pacotillo. Y a pincelada gruesa, Pacotillo es un payaso. Entonces, me pidieron hacer un asesino y yo le digo a Walter Minaida, el productor “Pero ustedes me piden un asesino y me van a tirar un primer plano y la gente se va a cagar de risa, porque soy yo, soy Pacotillo” y me dice “No, pero a mi me gustaría probar…” y que se yo, entonces le dije “Dale vamos”. Probamos y como a mi me tira el humor, pasamos el obstáculo, las escenas salieron bien, con agresividad, pero como no puedo con mi genio, le fui agregando algunas cositas y quedó un asesino con ribetes cómicos y pero que quedaba bien, a la gente le gustó y quedé hasta el final de la tira. Y al otro año me llamaron para hacer “Doble Venganza” que ganó como 3 Martín Fierro. Entonces empecé a mostrar por ahí un poquito mas.

Una faceta mas dramática.
-Claro. Y hace poquito me llamaron para “Vidas Robadas”, donde hice el remisero que la llevó a la libertad a Juliana y este mes salgo en “Socias”.

Bueno, pasaste de la nada a irte armando una linda carrera.
-Si, hay que ir construyendo de a poco. Estoy en eso, esto que hice son participaciones muy cortitas pero que me sirven, porque de alguna manera es como que le voy dando a la gente otra parte mía. Estoy con eso, con el teatro, haciendo cositas para la televisión…

Me contaron que estás preparando un personaje tanguero.
-Ah, si!! Ese es mi gran amor: el tango. En ese espacio encuentro lo que esta profesión… En realidad mi profesión me da todo. Pero hay muchas cosas que no entran en ese “todo”, que son mas caprichos míos, como es el cantar tango. Con unos músicos armamos una orquesta de tango donde canta este personaje que se llama Armando Laguna. El chabón es eterno, no tiene edad, está en todos lados, estuvo en todo lados. Se llama Armando Laguna porque cuando habla se le arman lagunas en la cabeza y no sabés si te habla del presente, del pasado o del futuro. Lo estamos armando con mucho cariño, está cantando unos tangazos, así que en cualquier momento aparece, vamos a ver si en la tele o el teatro.

Pero tenés una vocación musical, Pacotillo también canta.
-Si, me gusta mucho la música, poder interpretarla. En el tango encuentro ese espacio, donde no solo está la música que es bellísima, sino que se da esa química de sumar música a una poesía, a las historias que cuenta el tango, que son maravillosas y que necesitan una interpretación especial. Es un género donde encuentro la mezcla de música con interpretación, porque un tango mal interpretado es una porquería.

Me quedé con el cambio que hiciste cuando pasate de busca a actor. ¿Cómo hiciste? ¿Dijiste “me pongo a mandar videos a todos lados”?
-No, no. Un día vino este amigo con el que mandamos los demos y me dice “Che qué te parece si hacemos esto con las películas?” Y le digo, bueno probemos. Entonces fuimos al videoclub a agarrar películas. Y como en ese momento estaba trabajando en una escuela de locución…

-¿Sos locutor?
-No, yo daba la parte de actuación, cambiar la voz, interpretar y eso. La cuestión es que trabajaba ahí y tenía todos los equipos a mi disposición como para poder quitarles el audio y grabar nosotros. Entonces pusimos las películas y de repente aparecía Rambo y nos poníamos a jugar. Y hablábamos de la fecha del fútbol, de cosas que decíamos nosotros y cuando lo veíamos nos cagábamos de risa y así decidimos mandarlo.

Ahora en internet está lleno de audios con “traducciones” cómicas.
-Si, es muy divertido. Imagináte a Stallone cantando un tango. Pero bueno, le llegó a Villarroel, que tiene un olfato tremendo. No por nada es el gerente de Telefé.

¿En el teatro es jodido para el humorista todas las guerras de vedettes o ustedes están aparte?
No, para nada. El tema es que la televisión es una vidriera. Y qué hacen las vidrieras? Venden. Entonces, por ahí eso después te ayuda a que la taquilla garpe. Pero lo que es la vida en el teatro, la rutina diaria, es como encontrarte con tus compañeros, tus amigos y contarte lo que te pasó en el día, todo en un ambiente de camaradería. Es por lo menos lo que vivo y lo que viví con el elenco liderado por Nazarena Vélez y hoy por Florencia de la V. Florencia es una mina súper profesional, y al decirte muy profesional quiero decirte que además de ser muy laburadora, tiene un costado de amistad, es muy compinche, pero llegado el momento de laburar, se labura. Tiene esa cosa que muy pocos tienen de ser líder y buena conductora. Se la repeta mucho, ella hace que se la respete, pero no es un respeto inducido, es un respeto que se merece y que se gana. Yo he crecido mucho profesionalmente con ella. Yo entendí que trabajo para alguien. Es decir, yo trabajo para que ella brille. Por ahí antes era mas anárquico y era como un laburo autista: vos vas y hacés lo que hacés y listo. Pero con Florencia comprendí que si fallo yo, falla ella y si falla ella, falla la comedia. Yo aprendí mucho con ella y una vez le escribí agradeciéndole lo que me enseñó. En definitiva, el ambiente que ves en la tele, esos bodrios, no tienen nada que ver con lo que se vive en el teatro. A la noche te juntás y te das cuenta que es todo bolazo.

Claro, porque uno piensa ¿cómo hace esta gente para trabajar en paz?
-Es que en el teatro no se hablan de estas cosas. Por ahí si se mataron a la tarde, no se saluda, o se saludan frío, pero todos sabemos que hay que trabajar. Hay un código de laburo.

De todas las cosas que hiciste, ¿qué fue lo que mas te gustó?
-Si, es muy divertido. Imagináte a Stallone cantando un tango. Pero bueno, le llegó a Villarroel, que tiene un olfato tremendo. No por nada es el gerente de Telefé.

¿Qué te gustaría tener, un programa, una obra?
-Hoy me gustarían dos cosas. Primero, poder dar a luz a este tanguero, Armando Laguna en televisión o teatro y ponerme a cantar tangos. Y segundo, me gustaría hacer un programa de humor, que sería aquél programa de humor que no se puede hacer hace años en televisión y creo que si logro instalarlo, si logro que me den la venia para hacerlo, voy a estar muchos años haciendo ese programa.

Para cerrar, contáme la vez que mas cerca estuvo de pudrirse una cámara oculta.
-Una vuelta se pudrió y me costó dos dientes. Estábamos en una sala de ensayo, había que hacer caer al encargado y no había manera de hacerlo engranar. Imagináte, el tipo estaba todos los días con chabones peores que nosotros, músicos, rocanrol, sexo, noche. No había forma de que se calentara. Y en un momento yo digo “Y si prendo un pucho y lo apago en la alfombra?” Entonces estábamos tocando, haciendo cualquier cosa y el tipo no engranaba y me acuerdo que agarramos un parlante y le entramos a dar como si fuera una batería, pero el tipo nada. Entonces yo saco el pucho y lo veo al tipo que me mira y digo “Acá está”. Empiezo a fumar, lo tiro y el tipo me dice “No fumés mas.” Me acuerdo que al lado mío estaba el “Bicho” Gómez, que hace del Payaso Malaonda, estaba el hijo de Almada y no me acuerdo quién mas. Entonces saco otro pucho, me pongo a fumar, lo miro al chabón, le muestro el pucho como desafiándolo y lo apago en la alfombra!!! Cuando quiero levantar la cabeza para ver qué hacía el chabón, lo tengo encima y como pude, lo abrazo para decirle que era una joda y cuando abro la boca… no se qué me pasó. Reaccioné a la media hora, el tipo me había desmayado de un cabezazo!!! Me bajó dos dientes de un cabezazo. En el momento, te juro, no te das cuenta, pero estuve tres semanas con un dolor que no te puedo explicar. Así que si querías saber si se cobra en las cámaras ocultas, sí se cobra. Y no sale en televisión.

- Queremos agradecerte por la nota y el bueno humor, por eso la gente de HOTEL HORIZONTE te envía este turno para que lo puedas ir a conocer, y la gente de BODEGAS VINECOL te envía este Tinto Tempranillo para que disfrutes.
-Muchas gracias!!! Esta noche comparto el vino con amigos!!!



Luciano Dambrine


Bodegas Vinecol
Hotel Horizonte

 
Backstage
Gabriel Almirón nos cita en una casa de Palermo Hollywood, inevitablemente en el piso de arriba de un restaurant. Inevitable no por Gabriel, sino por la cantidad de restos que hay en Palermo. Aguardamos un instante hasta que aparece, sonriente, distendido y de muy buen humor. Así seguirá durante toda la charla, haciendo chistes, riendo y mostrando una buena cuota de humildad.
Ficha Personal
El personaje mas conocido de Gabriel Almirón es, sin dudas, Pacotillo. Pero este humorista hizo sus primero palotes en las huestes de Marcelo Tinelli y las cámaras ocultas de Videomatch. De ahí pasó a las huestes de Gerardo Sofovich en teatro y televisión, siendo pieza fundamental de la exitosa “EL Champagne las pone mimosas”. Hoy su carrera toma otros vuelos, con sus participaciones en “Doble Vida”, “Vidas Robadas” y “Socias”.
 
<< Todos los famosos >>
 
 

 

Arriba

Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones