¡Consultá Ahora!
  15 de Octubre de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Abril de 2007
Roberto Piazza
No es cuento
Un día antes del estreno de la obra en la que canta y cuenta su vida en el Velma Café, Roberto Piazza nos recibió en su bunker de Belgrano. Allí el multifacético diseñador nos adelantó cómo sería su espectáculo y –como no podía ser de otra manera- habló de todo. Criticó el circo de Susana, el programa de Tinelli y dijo que no ve
la hora de que termine Gran Hermano.
 

-Así que ahora cantás tu vida…
-Así es. Canto y cuento mi vida. Lo hago a través de un libro que escribí junto a unos periodistas. Es mi propia historia. Desde que nací hasta hoy: casi 48 años.

-Toda una vida…
-Mi familia, mi niñez, el abuso sexual, la homosexualidad, la aceptación, el desarraigo santafesino, la discriminación, todo. Es una historia bastante emotiva y cruel en algunas partes. Pero también irónica y musicalmente acompañada.

-¿Qué tipo de música?
-Canto los tangos, los boleros y las baladas que me acompañaron en las distintas etapas de mi vida. El eje conductivo es el amor y todo gira en torno al romanticismo. Es un espectáculo muy femenino en realidad, porque mi universo obviamente es femenino no?

-Obviamente
-Hay una orquesta muy buena, muy grosa. Siete músicos con diez instrumentos. Tres coreutas y dos manequen. El vestuario es carísimo e incluye muchos cambios de ropa. Yo voy leyendo el libro de mi vida y de repente… canto.

-¿Qué tal el pre-estreno?
-Hubo muchos amigos y algo de público. Pero los amigos siempre te aplauden y te dicen: “¡Sos divino, te quiero, te adoro!”. No se les puede creer nunca nada. Como tampoco a la pareja, al amante o la madre.

-Tal cual
-Así que mañana tendremos la función de prensa. Espero que puedan escapar un poco a Gran Hermano y a toda esa huevada tan estúpida y tan mediocre que estamos viviendo…

-Siempre tuviste buena relación con la prensa
-Sí, pero bueno… Cuando estás subiendo escalones todo el mundo te acaricia y te dice “ay que lindo, que futuro, que joven”. Pero una vez que llegaste a cierto lugar la gente ya es muy hija de p... ¡Te tira a matar! En este país todo el mundo sabe de todo. Bailar, cantar, criticar, ser jurado. Es una cosa de locos. ¡Acá una vedette se recibe en un mes! Sale de Gran Hermano y ya es vedette jeje. ¿Y Zulma Faiad? ¿Es una bosta? (se ríe).

-Estás terrible con Gran Hermano
-Los detesto. Ayer me llamaron de una revista para preguntarme quién pensaba que se iba a ir de la casa. Les dije que no tenía la más mínima idea. Primero porque no lo veo, segundo porque lo detesto y tercero porque no veo la hora de que termine.

-Chan!
-Lo mismo con el circo de Susana Giménez donde hay tres p… haciendo malabares. O Tinelli! A mí lo que me preocupa somos nosotros: el pueblo argentino.

-Ahá
-¿Dónde está el cerebro de la población? Me preocupa que el 80% sea tan mediocre y que sólo haya un 20% que valga la pena. En serio. Esto va más allá de la crisis económica.

-Sin embargo la gente te sigue mucho…
-Sí… ese es el 20%! jeje. Las cosas que hago no están tomadas desde la banalidad sino del glamour. No hago boludeces como Giordano o Sofóvich. Son cosas pensadas…

-Así que si te llaman para ser jurado de Bailando por un sueño no lo dudás
-Ni en p... Me han llamado para hacer cosas en televisión abierta dos o tres veces. Y también para ser jurado de la reina del pirulo o no se que huevada. Les mando decir que no. Y me pasa lo mismo con las clientas. Si es buena, copada, genial y divina yo la atiendo. Pero si la mina viene con un rollo de loca, no. No la quiero ni ver.

-¿Cómo te llevás con los gays? No solés tener un mensaje corporativista…
-No, es verdad. Con los gays también tengo mis pruritos. No me preocupa demasiado respetar a una persona que se hace famosa por el solo hecho de ser gay. Y mucho menos si sale con un traje de plumas a mariposear y anda enloquecida por la vida. Yo no soy así. Aunque si quiero serlo lo soy, porque el papel de irónico de p… recalcitrante me sale bárbaro.



-¿A qué edad empezaste a laburar en la moda?
-A los 16. Pero en seguida tuve que cortar por el servicio militar…

-Sí? ¿Tuviste que hacer la colimba?
-Sí, y en pleno proceso, porque la hice en el año 1978. Estuve en Mar del Plata, en la escuela de buzos tácticos. Y también en Punta Alta, Bahía Blanca. Fue una cosa horrible. No se la deseo a nadie…

-Terrible no?
-Te maltrataban, te pegaban. Estaba con todos los presos políticos. Era Auschwitz. Veía tipos encadenados a las rejas practicándoles sexo oral a los capitanes y a los suboficiales. Después los metían en falcón verdes y los tiraban al mar. Eso se veía todos los días. Los buzos tácticos eran los torturadores mayores.

-¿Viste a alguno de los que después fueron enjuiciados?
-Había varios, sí. A Astiz lo veía siempre en la playa. Los suboficiales grosos siempre fueron muy distinguidos y entonces medio que se borraban, pero los oficiales eran de terror. Espantosamente atroces.

-¿Alguna vez te llamaron a declarar en alguna causa?
-No. Pero hace poquito recordé todo otra vez. Sé nombres y apellidos de un montón. Fue muy angustiante y triste tener que bancarme todo eso. Lo que se vivió ahí en esa época fue complicado...

-Me imagino
-Además fue el año del conflicto del Beagle con Chile. De repente estábamos todos vestidos para la guerra. Andábamos por Mar del Plata entrando a las casas y revisando gente. ¡Dieciocho años tenía! Decían que iban a bombardear Buenos Aires. Había una paranoia importante…

-Y todo esto cuando vos recién empezabas con tu carrera…
-Me cortaron dos años. Pero ni bien salí volví a Santa Fe y a los dos días ya estaba comprando tela. Al año y medio me vine a Buenos Aires. Solo, sin nada. Bueno sí, con una pareja. Pero sin nada de nada. No tenía ropa, plata, perchero, muebles, nada.

-Lo que se dice arrancar de cero
-Todo lo que tengo lo construí yo. Me fui haciendo de a poco pero de manera firme en un ambiente muy duro de batallar. Tuve la oportunidad de conocer gente como Mirtha Legrand, Mora Furtado, Carmen Yazalde y todas las top. En esa época había grandes diseñadores. Grandes de verdad.

-No había mucho espacio para meterse...
-No había lugar para la gente joven. No estaban todas estas huevadas de vanguardia que hay hoy. La tuve que pelear mucho, y no te lo digo metafóricamente.

-¿Estudiaste algo?
-Nada de nada! Bah, estudié de todo pero no me recibí de nada. El único diploma que tengo es del jardín de infantes. Primaria no la terminé porque en esa época se armó un debate y pasamos directamente a la intermedia. De ahí a la secundaria que no terminé porque me llevé cuarenta y ocho millones de materias. Y después directamente a Bellas Artes.

-Que tampoco terminaste
-Estudiaba lo que me gustaba. Hacía cerámica, escultura, dibujo, historia, francés y todo lo sociológico y artístico. Pensá que yo a los 16 ya estaba laburando, así que vivía de esto como podía.

-Y claro
-Además esta carrera no se estudiaba. Podías hacer corte y confección. Pero en Santa Fe eso era imposible. Cuando llegué acá me presenté a estudiar y me dijeron que eran 6 años para recibirme de modista. “¿6 años? Yo en 6 años soy recontra famoso flaco qué te pasa! Chau man”.

-Ja!
-En 1990 inauguré la primera escuela de diseño de alta costura con tan solo 20 alumnos. Ahora tengo ocho escuelas, una universidad en córdoba y 2.500 alumnos en todo el país.

-Qué orgullo eso, no?
-Me encanta. Me han dado premios en la feria del libro delante de decanos de la UBA que no lo podían creer. Me miraban con una cara de asco que me querían matar jeje. Pero bueno, yo te puedo enseñar a diseñar alta costura como lo aprendí yo con los grandes de la moda: en la práctica.

-Todo esto que contás se va a escuchar en la obra
-A lo largo de mi vida me han pasado muchas cosas. No soy el único al que le han pasado, pero las cuento. Me animo. Lo hago porque mis padres no están vivos. Y a pesar de que ellos son los autores, los hacedores de la historia y quienes me parieron… los comprendo y los perdono. La obra es muy copada. A mí me gusta. Sólo que te tenés que bancar escucharme jeje.

- Como forma de agradecimiento la gente de BODEGAS VINECOL te regala uno de sus exquisitos vinos orgánicos. Mientras que de parte del HOTEL HORIZONTE te entregamos un turno sin cargo.
-Bueno ¡Muchas gracias!

 


Javier Lafuente


Bodegas Vinecol
Hotel Horizonte

 
Backstage
Roberto Piazza vive y trabaja en el mismo lugar. Motivo por el cual no es muy difícil de encontrar por el común de la gente. Y dado que el sitio en cuestión es además una transitada esquina del barrio de Belgrano, el ahora cantante está acostumbrado a escuchar todo tipo de cosas de parte de los eventuales transeúntes. Por eso cuando se oyó la frenada de una moto… paró de hablar, levantó su dedo índice y arqueó las cejas como diciendo: “prestá atención que se viene el grito”. Y su pronóstico fue acertado. Porque instantáneamente el clásico insulto a la homosexualidad retumbó en toda la casa. “Menos mal que no estaba en la puerta je”,
concluyó sin problemas y retomó el relato.
Ficha Personal
Llegó a Buenos Aires para revolucionar la moda. Asumió sin tapujos su homosexualidad y se metió de lleno en los medios de comunicación. Produjo sus propios programas de radio y televisión, escribió y dirigió varias obras teatrales, y ahora también se animó a cantar. Así y todo dice que le queda mucho por hacer. Tiene una interesante propuesta de actuación dando vueltas
y fantasea con rodar su propia película.
 
<< Todos los famosos >>
 
 

 

Arriba

Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones