¡Consultá Ahora!
  17 de Agosto de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Diciembre de 2005
La Mississippi
“El blues siempre fue música de fiesta”
Horas antes de despedir el año con un gran recital en Palermo, nos encontramos con Ricardo Tapia. El cantante de La Mississippi, feliz por la independencia adquirida recientemente por la banda, nos contó las novedades que se vienen para este 2006 y no perdió la oportunidad para hablar también de otras cosas. Los orígenes, las giras, los viajes, Sumo, Los Redondos, el cabaret, la comida, el vino y claro…
también habló un poco de Blues.
 

-¿Así que sos gastronómico?
-Mi viejo fue gastronómico mucho tiempo, pero ya no formamos parte del grupo. El que es todavía es gastronómico… es Gustavo Ginoi, el guitarrista.

-¿Ah sí?
-¡Ginoi es gastronómico en serio! Primero su viejo y después él mismo tuvieron el mítico bar Los dos diablitos en Florencio Varela, frente a la estación. Del otro lado había uno que se llamaba Los Angelitos. Ese era la competencia…

-¿Cómo era Los dos diablitos?
-Era uno de esos bares de obreros donde los trabajadores iban a tomarse una ginebra a las seis de la mañana… Ahí estaba la cream de la cream de nuestras letras. Unos personajes bárbaros ¡Ahí estaba todo!

-¿Por qué vos no te dedicaste a la gastronomía?
-Porque es un negocio muy esclavo. A mí lo que realmente me gusta es la gente que conocés. El bar es un lindo lugar para estar, pero yo siempre quise hacer otra cosa. Siempre quise ser músico así que me dediqué a eso desde pibe. Siempre estuve lookeado por ese lado.

-¿A Ginoi lo conociste en Florencio Varela?
-Sí. Lo conozco hace veinti… (hace memoria) veintiuno o veintidos años me parece. Pero al principio, en Varela, yo formaba parte de una banda y él de otra. Éramos de distintos grupos. No te digo “rivales”, pero unos tocaban una música y otros tocaban otra…

-¿Cómo se juntaron?
-En mi grupo habíamos apuntado a varios músicos, pero con ninguno habíamos dado en el blanco. Hasta que en un momento el Negro Moreno -gran bajista y amigo en común con Ginoi-, dijo: “Bueno, vamos a hacer blues clásico”. Empezamos haciendo un dúo acústico entre los dos, y después lo llamamos a Gustavo. Lo fuimos a buscar a la casa… Hace mucho que no contaba esta historia del inicio de la banda.

-¡Siga!
-Bueno, el tema es que justo Ginoi en ese momento había dejado la guitarra y estaba tocando el saxo ¡Se estaba dedicando al jazz!

-¡No!
-Sí. Le dijimos “Largá el tenor y volvé a la viola ¡Volvé a la electricidad!”. Y armamos una banda de blues que después de un tiempo se llamó “La Mississippi Blues Band”. Inicialmente fue blues clásico, pero después el proyecto nos quedó chico. Empezamos a hacer nuestros temas, y ahí ya fue otra cosa… poco después fue simplemente “La Mississippi”.




-¿Cómo sigue la historia?
-Al igual que todas las bandas tuvimos distintos procesos. Pero el tema más importante de La Mississippi fue -y es- que somos todos autores. No es una banda en la que todos le hacen caso a uno, y es por eso que tenemos composiciones muy diversas y colores muy diferentes. Acá cada loco tiene su espacio, tiene su lugar para poner su locura.

-¿De ahí el nombre del último disco: Siete vidas?
-Claro. Siete vidas es un poco la muestra de las diferencias y los gustos de cada uno, por eso es la primera vez que salimos todos los integrantes en la tapa de un disco. Además queríamos reflejar también las siete vidas que tiene La Mississippi. Porque para integrar un grupo de rock que dure muchos años en la Argentina…, tenés que tener como siete vidas ¿no? ¡Como los gatos!

-Y este año estuvieron viajando bastante mostrando el disco.
-¡Todo el año! Estuvimos por todo el interior. En el verano hicimos un convenio interesante con la provincia de Río Negro. Armaron toda una movida para que todas las ciudades de la provincia pudieran ver el show. Así que tocamos desde Bariloche hasta la ciudad más chiquita…

-¿Les gusta tanto viajar e irse de gira como muestran sus canciones?
-Nos gusta disfrutar porque ya somos tipos grandes. Como vivimos de la música hace muchos años, nos gusta hacerlo bien y darle un buen show a la gente. Nos gusta viajar bien y tranquilos, porque mientras mejor estás vos, mejor shows das. Así que hasta tenemos un micro con cocina, porque nosotros somos todos cocineros…

-Todos cocineros, todos autores…
-Sí, hace años que no hablamos de música. ¡Somos gastronómicos de verdad! Si hay una banda gastronómica, esa es La Mississippi. Vivimos hablando de comida. De cómo hace uno las recetas, de qué le pone el otro. ¡Hasta tenemos un catador de vinos! un enólogo que es Claudio Cannavo (Bajista). Entonces cuando estamos de gira y llegamos a un lugar, él pasa toda la data de lo que come la banda y el vino que toma. Somos así. Podemos cambiar de equipo, pero no aceptamos el cambio de vino.

-Mucha gira entonces…
-Y si, claro. Además venimos de tres giras inter-barriales de tres años. Algo que le dio la oportunidad a otros grupos de presentarse en un teatro con un buen sonido para su gente, su barrio. De ahí salieron muchas bandas buenas. Hoy los veo tocando y digo: “Valió la pena”.

-Estuvieron por los barrios, por el interior… y también el exterior.
-Sí. También anduvimos por Colombia, y después nos tocó Brasil y Uruguay. Ahora este año vamos a Chile, y capaz que a Colombia otra vez. Allá hay una cultura del rock argentino que la gente de acá ni se imagina.

-Eso nos comentó la colombiana Ilona en la anterior entrevista.
-Para ellos el rock argentino es como el rock norteamericano. Nosotros estuvimos en el Rock al Parque 2003 y cerramos el festival junto a los Catupecu Machu en dos estadios distintos totalmente colmados. O sea, dos bandas argentinas cerraron el festival, y nosotros nos presentamos en un estadio para doce mil personas donde todos cantaban Café Madrid.

- Pese a tanta gira no pierden el tiempo. Para febrero o marzo se viene otro disco.
-Sí, y como este año nos independizamos, antes de eso hacemos una reedición de tres discos. Además de un cuarto que es un demo viejo previo al primer disco. Algo que nunca había salido a la luz y que estaba perdido por ahí ¡Ni yo lo tenía!

-Una reliquia…
-Es como un regalo para los que coleccionan cosas de La Mississippi… Un demo que lo mezcló gente que ahora es una gloria en materia de sonido y que en ese momento recién estaba empezando. Eran fines de los ochenta…

-Muchos recuerdos…
-Incluso hay temas viejos de la antigua formación. De cuando todavía estaba el Negro Moreno en bajo ¡Eso es muy viejo! Solamente quedamos tres integrantes de aquella época ¡Estaba el Polaco! nuestro primer baterista que falleció años después... ¡Gente muy querida! Amigos con los que compartimos todo el inicio, todos los sótanos de los ochenta, todo ese mundo varieté…

-Otra época…
-¡Había una movida muy grosa! Eso es lo que yo veo que los grupos de ahora no tienen. El under que había. El Parakultural, Media Mundo. Tocabas en un lugar… y después te ibas invitado a tocar a otro boliche. Nadie lo sabía, pero igual cuando llegabas estaba lleno de gente y todos te conocían. Yo recuerdo haber ido a ver a los Sumo con quince personas sentado en el Café Einstein. Después yendo con Luisito Robinson a tocar blues acústico. Cuando nos iniciamos tocábamos en los cabarets…

-¿En serio?
-¡Era una experiencia increíble! Donde estaban las desnudistas… nosotros tocábamos con guitarra y armónica. Una cosa maravillosa. Hemos hecho cosas muy locas…

-Suena poco marketinero.
-Poco marketinero… ¡Pero nos fue muy bien! Eso hizo que pudiéramos formar La Mississippi. Una vez hicimos una obra de teatro con Luisito. Hicimos la música y la escenografía. Nosotros éramos la banda de blues de la obra. Estábamos media hora duros con saco y sombreros de colores quietos en el escenario. Hasta que nos ponían una moneda en una moviola ¡y empezábamos a tocar blues!!! (risas)

-Muy bueno
-¡Y era en el teatro San Martín! Estuvimos un año haciendo esa obra. Un lindo recuerdo… Cosas muy creativas. Eso era lo que tenían los fines de los ochenta. Fue una época muy explosiva del rock

-¿También ibas a ver a los Redondos?
-Sí. En esa época recuerdo que los iba a ver a La Plata. Ahí mismo conocí a mi mujer, hace veinte años. Íbamos a ver a los redondos cuando estaban con la baby squi, Enrique Zin decía poemas y había como veinte locos en un teatro viendo a los redonditos de ricota… (se ríe) Después los conocí, fuimos muy amigos ¡Gente fantástica! Compartimos la sala muchos años, gente muy buena.

-Con el tiempo ustedes nunca se apartaron del blues…
-No es que nunca nos apartamos. Somos como una torta que en el medio tiene blues y afuera tiene otros gustos. Siempre tenemos el ingrediente del blues adentro, pero afuera jugamos con todo tipo de ritmos.

-¿Por qué el blues tiene una imagen de música “triste”?
-… Eeeeh me parece que hay toda una confusión con respecto a la tristeza. Eso es más del “espiritual” (con pronunciación en inglés). ¡El blues siempre fue música de fiesta! Vos fijate que Ray Charles inventó el soul, y qué hizo? Agarró el espiritual, el rock stone y lo metió en el blues. “¿What did I say?” y todos esos temas… ¡La gente se espantó! ¡Se espantó de verdad! La gente de la Iglesia estaba asustada…

-No era para menos
-Cuando metió los coros esos de mujeres en las canciones y cantaba ritmo espiritual no entendían nada. Pero bueno, él hizo el soul. Él y James Brown inventaron el soul así que esa tristeza se mezcló con la locura de las noches de blues y creó toda una música no? Y el blues es como el tango, es internacional. Hay blues japonés, chino, hindú, argentino… es nada más que el sentimiento llevado a la música.

-Las letras de ustedes también tienen mucho de tango…
-¡Son tangueras! Yo soy tanguero por ser porteño. Veo las cosas desde ese lado. Y aunque cantes blues tus letras son bien criollas, bien de lo que nos pasa a nosotros. Las dos son músicas orilleras. A mí me pasó una cosa curiosa con esto. Tenía una vez una foto de Robert Johnson (el diablo del blues), y se la mostré a mi viejo que es un tipo que le gusta el tango y le gusta el blues. El tema es que vio la foto y dijo: “¡Pero éste es una payador uruguayo!”. ¡Claro! Es lo mismo. Es música orillera que habla de lo lupanal, de los prostíbulos, de la noche, de la vida, de las cosas que le pasan a la gente. Todos hablan de lo mismo. Es música de puerto.

-Música que sirve para mostrar lo que pasa en la calle…
-La mejor manera de mostrar la realidad social para mí es a través de historias personales. Hay historias personales que la muestran muy bien. Por ejemplo para mí Pedro Navaja es una canción que habla de un tipo y te habla a la vez de una sociedad, de maneras de ver, de vivir. A veces describir la historia de alguien es como describir la historia de todos.

-¿Qué se viene para el año que viene?
-Se viene un disco nuevo de Mississippi que yo creo que va a dar que hablar porque es un salto fuerte. Vamos a integrar ritmos, volumen y un color de música que hasta ahora no se integró con el blues. En ese sentido, yo creo que Pappo fue el único que integró el hard rock con el blues, y nosotros vamos a hacer la integración del algo parecido pero con otras cosas también. Va a ser un disco muy particular…

Javier Lafuente


Bodegas Vinecol
Hotel Horizonte

 
Backstage
Fuimos a buscarlo a la puerta de Crónica TV. “Sabía que hoy iba a ser una buena noche para comer un asado… pero no aguanté y lo hice ayer”, fueron sus primeras palabras. Acto seguido nos llevó a tomar un café en un bar de la legendaria Av. Corrientes. Allí, los chistes que cruzó con la moza del lugar evidenciaron que Tapia era local. No obstante, hubiera sido difícil encontrar un bar donde no lo fuera. Ya lo dice la canción: “Son años de bares…”
Ficha Personal
Formación: La banda está actualmente integrada por Ricardo Tapia en voz, guitarra, armónica y percusión, Gustavo Ginoi en guitarras eléctrica y acústica, Claudio Cannavo en bajo, Juan Carlos Tordó en batería, Eduardo Introcaso en saxo alto, Marcelo "Zeta" Yeyati en saxo tenor y Gastón Picazo en teclados. Discografía: Mbugi, Bagayo, Classic, Cara y ceca, Palacio de pulgas, Yo estuve ahí, Bit Hippie, Siete vidas y Buenos Aires Blues.
 
<< Todos los famosos >>
 
 

 

Arriba

Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones