¡Consultá Ahora!
  23 de Junio de 2018
    Mapa de SitioAgregar a FavoritosContactanosHomePublicite en Tarjeta Vip 
 Albergues Transitorios
 Restaurants
 Turismo
 Descuentos especiales
 Mapa de Ubicaciones
 Sorteo VIP
 Newsletter 
 Preguntas Frecuentes
 Famosos
 Contactanos


 
 
 
Home > Famosos

Más Famosos
Septiembre de 2005
Luciana Bianchi
Princesa de otro pozo
A los diez años no soñaba con ser modelo ni mucho menos con ponerse las plumas.
Es hija de un corredor de carreras, así que cuando no jugaba a los autitos es porque efectivamente estaba manejando uno. Ahora tiene 24 y le faltan tres materias para terminar la carrera de Marketing en la UADE. El año pasado fue revelación en “La Peluquería” de Sofovich y hoy integra el éxito “El champagne las pone mimosas”,
en la legendaria Avenida Corrientes.
 

-¿Te están haciendo muchas notas últimamente?
-Sí, sobre todo ahora que estoy con la obra de teatro. Siempre te están esperando a la salida. Viste, salís… ¡Y ya te ponen el micrófono! (se ríe). Es como que todavía no me acostumbro, pero todo bien. Muy buena onda.

-Buena onda por ahora…
-No, no podés tener mala onda! Sino es todo en contra.

-¿Cómo anda la obra?
-Bien. Estamos llenando todas las funciones. Los sábados llego al teatro una hora y media antes de la función y ya veo en boletería el cartelito: “Localidades agotadas”. Eso es muy lindo, te motiva a full.

-¿Cómo fue el estreno? Cuando hablamos con Belén (Francese) eran los días previos y estaba muy nerviosa…
-Ahh ¡Pobre! ¡Y ella es re tranquila así que para que esté nerviosa! El estreno de una obra es algo que no tiene mucha explicación. Yo estaba actuando en el escenario y me temblaban las piernas… ¡Sentía que me iba a desmayar en cualquier momento!

-Demasiada presión
-¡Claro! Pensá que veníamos de un mes de ensayos todos los días: sábados, domingos y feriados incluidos. O sea… ¡Todos los días! Y una noche tenés que demostrar todo lo que estuviste laburando. Estás nerviosa, estás tensionada, están los medios… los familiares! ¡Todos! Pero es una adrenalina muy positiva, te ayuda y te da ganas de seguir. Si no te pasa nada en esos momentos es porque no se…, dedicate a otra cosa.

-¿Qué es lo que se hace después del estreno? ¿Cena? ¿Fiesta?
-Por lo general se va a cenar. Pero como cada uno tenía a todos sus familiares viéndolo, lo dejamos para otro día.

-¿Cómo es laburar con “Gerardo” (Sofovich) ?
-¡Uy! ¡La pregunta clave! A mi realmente me apasiona trabajar con él. Laburé todo el año pasado en “La Peluquería” y fue bárbaro. Siento que después de trabajar con Gerardo puedo laburar con cualquier director. Es increíble las cosas que aprendí de él de tanto escucharlo…

-Fue quien te llevó a La Peluquería ¿No? ¿Cómo llegaste ahí?
- Hice una nota para una revista. A Gerardo le gustó la foto y además se interesó porque yo estudiaba, así que me mandó a llamar.

-¿Qué estás estudiando?
-Marketing

-¿A dónde?
-En la UADE. Me quedan tres materias…

-Ah, ya estás…
-Sí, ahora estoy haciendo los lunes y martes una materia cada día y me queda la tercera que no la puedo hacer porque de miércoles a domingos tengo teatro. Pero bueno, vamos a ver si la puedo rendir libre como para poder recibirme este año.



-¿Cómo te manejás en la facultad con la sobre exposición, el hecho de que te conozcan y todo eso?
-Y… (Se ríe) mirá: El año pasado mis compañeros me jodían porque en “La Peluquería” yo hacía un personaje de cabrona… ¡De mala! (frunce el ceño) ¡Llevaba la contra en todo! Y por ejemplo nunca quería subir al ascensor ese típico que está siempre en la escenografía viste? Bueno, entonces en la facultad cuando me iba a subir al ascensor empezaban a imitarme: “¡No me quiero subir al ascensor!”

-Ja! Y claro … ¿Y el resto de la gente ahí en la facu?
- Antes se daban vuelta y se preguntaban “¿Es o no es?”. Ahora es como que lo tienen más presente, entonces capaz que estás en esas clases masivas de trescientas personas y escuchás: “Ah, mirá! Es la que está en el teatro”. Da un poco de vergüenza… pero todo bien.

-¿Vos empezaste como modelo?
-Sí, eso fue muy cómico. Iba a hacer un curso de fotografía y cuando llegué me enteré que era un curso de modelo.

-¿Eh? ¿Cómo te confundiste?
-(Risas) Lo que pasa es que decía “Curso de fotografía”, en vez de “Modelaje para fotografía”. El tema es que además justo había un casting ese día, y terminé quedando para hacer una campaña de verano. Después me renovaron para hacer invierno. Así empezó todo.

-Medio de casualidad
-Se fue dando. Viste la típica nena que disfrazan de modelo, barby y todo eso? Bueno… ¡A mi nada que ver! Yo le robaba los autitos a mi hermano ¡Se los destruía pobre! Cuando era chica mi papá era corredor de carreras y yo soy la primera hija… así que en todas las fotos de la infancia estoy disfrazada con un buzo de corredor de autos. Iba a las carreras, corría en karting cuando tenía diez años. Era otra cosa…

-Definitivamente no sos el estereotipo de modelo, ni de vedette.
-No… (Risas) ¡Nada que ver! Y por el lado de la altura menos! Las modelos miden 1,80 y yo 1,65… así que nunca me imaginé tampoco esto. Pero bueno, la tele me gustó muchísimo. Mucho más que el modelaje. Y ahora el teatro también, me encantó.

-¿A futuro se te puede preguntar qué vas a hacer? O pensás seguir enganchando todo como hasta ahora?
-La verdad que vengo enganchando todo muy bien, muy redondito. A largo plazo tengo un par de proyectos relacionados con mi carrera. Pero para el año que viene ya tengo dos proyectos de televisión.

-Quiero creer que con Gerardo…
-¡Chan!

-¿Qué? ¿Cómo?
-(Risas) Con Gerardo también hay algo…

-Uy esto lo editamos ¡A ver si se enoja!
-No. Por ahora son proyectos, viste como es la tele… nunca se sabe.

-Al no ser el estereotipo de vedette ni de modelo ¿Cómo es tu relación con el resto de las chicas del elenco?
-Nunca había estado en el teatro ni en este tipo de cosas. Tampoco conocía las relaciones entre las vedettes y todo eso. Así que en un momento dije “mmmmm… ¿Qué pasará?”

-¿¿Y qué pasó??
-Nada, nos llevamos re bien. Todas las chicas que están en la obra ya habían trabajado de vedettes y lo habían hecho muy bien. Silvina (Luna) venía de encabezar un espectáculo de revista y está muy bien ahora en comedia. La verdad que a mi personalmente ¡Me deslumbró! Todas las chicas están muy bien.

-No hay conflicto
- Acá estamos todo el tiempo interactuando así que ¡No te podés llevar mal! Es muy rebuscado, no se podría hacer reír a la gente si fuera así. Quisieron inventarme una pelea con Belén, pero encima justo con ella! Compartimos camarín y nos llevamos de lo más bien…

-Y cómo es el tema de los regalos que llegan al camarín?
-Uy el día del estreno por ejemplo me mandaron flores mis amigos, mi novio, mi familia, mis amigas ¡No sabés lo que era el camarín! ¡No entraba nada más! Esas cosas te llaman la atención…

-Y de los otros regalos…
-Me han llegado algunas cartas, y a veces a la salida me han dado algún que otro presente. Es gente que te espera en la puerta, que te deja cartitas, es lindo…

-¿Es todo así de lindo e inocente como suena?
-Es lindo hasta que capaz te pueden llegar a escribir algo...

-Medio zarpado
-Claro…

-Eso no se filtra no? Te llega directo a vos
-Llega directo, claro: No hay filtraciones. No puede faltarte nada, de última después se verá que hacer.

-¿Tenés a algunos espectadores identificados que están siempre?
-Y… hay algunos… ¡Hay algunos que están bastante seguido! (risas) También están los que vienen camuflados. Siempre hay alguien que te dice: “¡Mirá, ese es tal!”. Vos te asomás, lo ves… y efectivamente es ese. Hay mucho camuflaje en las plateas…

-¿Se escuchan los gritos y lo que dice la gente durante la obra?
-Se escuchan, pero si no estás metida en la escena un comentario te puede hacer perder. Capaz entrás y te gritan alguna cosa ¡Pero siempre algo lindo eeeh! No se zarpan porque están en medio de la función. Y no son sólo los hombres, las mujeres también. El otro día cuando entró en escena Marcelo Debellis una mina le empezó a gritar “¡Ay papito papito!”… fue muy gracioso.

-¿Qué onda el Facha Martel?
-Hace de mi tío, es una eminencia. Lo que aprendo de ese hombre todos los días no se puede creer. A parte tiene cada anécdota y cada enseñanza de vida que es impresionante. Trabajó muchos años con Gerardo, y entonces a veces te cuenta cosas que capaz Gerardo no. Es divino, buen tipo y re familiero.

-¿Hace cuánto que estás de novia?
-Ocho años…

-¿Y? ¿Cómo se maneja eso?
-Hay que aplaudirlo. Cuesta. Yo si me pongo del otro lado realmente hay que ver si me lo bancaría. Este ambiente es medio complicado, viste.

-Veo
-Hay que fijarse dónde meterse y dónde no. Yo no voy a hacer o dejar de hacer algo “a cambio de una nota para…” ¿Entendés? Es cuestión de estar concentrada. A veces uno se puede desvariar un poco, pero por suerte siempre tengo a mi novio al lado. Se ocupa bastante, eso es bueno. De a poco se va acostumbrando, está contento.

-¿Y la familia?
-¡También! Mi papá es un baboso bárbaro. Están muy contentos, me llevan, me traen… A veces de afuera uno se imagina cualquier cosa. En realidad hay más de lo que uno ve, pero mucho menos de lo que se piensa. Cuando ya estás ahí metido te das cuenta, después está en cada uno. Si yo quiero me puedo prender a cualquier juego y mañana soy tapa. Pero prefiero demostrar en escena tal cosa y que después la gente se vaya conforme o no. Pero que no diga: “Uh otra que apareció por pelearse con tal”.

Javier Lafuente


Bodegas Vinecol
Hotel Horizonte

 
Backstage
Luciana nos recibió un hermoso mediodía en la peluquería Gino Lozano del siempre coqueto barrio de Las Cañitas. Bajó las escaleras demostrando estar lista para hacer revista y al momento de despedirnos nos acompañó también hasta la puerta con la misma naturalidad, insinuando ser una buena anfitriona. Cruzó comentarios con varios coiffeur, pidió permiso a las chicas de la recepción para la nota y hasta evitó que una señora que avanzaba peligrosamente con una máscara facial y los brazos extendidos hacia una escalera, tuviera un fatídico accidente...
Ficha Personal
Empezó como modelo, y enseguida llegó a la tele. Lo primero fue en Utilísima Satelital en el programa de Verónica Varano. Paralelamente arrancó con la carrera de Marketing en la UADE (Universidad Argentina de la Empresa) donde pudo empezar a pagarse sus propios estudios. Más tarde llegó a Canal 13 -más precisamente a “Mariana de Casa”- y en el 2003 desembarcó en América para hacer “Rebelde way”. Su personaje estuvo sólo dos semanas, pero tomó gran repercusión. Esto hizo que Sofovich la mandara a… llamar.
 
<< Todos los famosos >>
 
 

 

Arriba

Contactanos | Publicite | Términos y Condiciones